Todo sobre el carácter territorial de los gatos

Gato en la entrada de su casa

Los gatos son muy territoriales. Hasta aquel peludo extremadamente cariñoso y social es capaz de defender aquellos metros de terreno que considera que le pertenecen, incluso puede llegar a pelear si lo considera necesario. Esto es algo que, cuando es el único peludo del hogar no suele causar ningún problema, o no ninguno grave, pero cuando se trae a un segundo gato la situación se complica bastante.

Para lo que nosotros es un nuevo miembro de la familia, para nuestro querido y »viejo» amigo es un inquilino, un completo desconocido que está invadiendo su casa. Hacerle cambiar de opinión va a costar tiempo y paciencia, a veces mucha paciencia. ¿Por qué? Para responder a esta pregunta, te voy a contar todo sobre el carácter territorial de los gatos.

¿Qué es y cómo se divide el territorio felino?

Los gatos necesitan espacio

El territorio felino es un conjunto de zonas destinadas a funciones concretas, que puede ser más o menos extensa dependiendo, sobretodo, de la edad del gato y de si está castrado o no. Dichas zonas son:

  • Zona de actividad: aquí el gato hace sus actividades diarias: comer, jugar, hacer sus necesidades… Esta zona se divide en diferentes espacios, de manera que por ejemplo el de comer está separado del de eliminar.
  • Zona de aislamiento: esta zona la utiliza para pasar un rato solo, ya sea para dormir o para alejarse de aquello que en ese momento le causa estrés.
  • Zona de agresión: aquí el gato puede acabar atacando si lo considera oportuno.

Estas tres zonas están unidas por caminos, que el peludo va formando desde el primer día que sale al exterior. No se rompen jamás, a no ser que la familia se mude o que otro gato, más fuerte que él, lo eche del territorio, algo que ocurre entre peludos que viven siempre en la calle.

¿Cuánto espacio necesita un gato?

Los gatos que nunca salen de casa, tienen un territorio bien definido: la propia casa; pero aquellos que salen al exterior »dominan» un espacio mucho más amplio. Dicho espacio es mayor en el caso de los gatos macho que no están castrados, ya que son los que van en busca de las hembras. Las gatas no castradas también se alejan bastante (1 o 2 manzanas), pero siempre las encontrarás cerca de su fuente de alimentación.

En el caso de aquellos gatos que están castrados, el espacio que necesitan es mucho menor. De hecho, te puedo decir que los machos no suelen alejarse más de una calle, y las hembras normalmente tienen un territorio de unos 400 o 500m.

¿Cómo marca el territorio?

El gato marca su territorio de diferentes maneras:

  • Con orina: sobre superficies verticales.
  • Con arañazos: los muebles, cojines, etc.
  • Frotándose contra los objetos: así deja sus feromonas faciales.

Tienes más información sobre este tema aquí.

¿Se puede evitar?

No. Un gato necesita, por propio instinto, marcar su territorio. Lo que sí que podemos hacer es castrarlo antes de que tenga el celo, ya que de esta forma evitaremos que marque con orina y, de paso, las camadas no deseadas. Asimismo, es necesario que le proporcionemos un rascador (o varios) para que pueda mantener sus garras bien afiladas.

¿Cómo podemos ayudarle a que se sienta más cómodo en casa?

Además de proporcionarle los cuidados básicos, hay una serie de cosas que tenemos que hacer para evitar sorpresas desagradables y, de paso, lograr que se sienta mucho más cómodo y feliz con nosotros. Teniendo en cuenta que su territorio se divide en diferentes zonas, lo que debemos de hacer será colocar su agua y comida juntas, pero lejos del arenero.

Sus juguetes, rascador, e incluso también su cama deben de estar en otra habitación en la que la familia haga vida. Por ejemplo, el salón o la sala de estar. Así podrá »cazar», aunque de manera artificial, perfeccionando sus técnicas de depredador felino.

Por último, es muy importante que disponga de un espacio donde pueda relajarse. En esta habitación debe de poder estar tranquilo, sin que nadie le moleste.

Qué hacer cuando el gato es demasiado territorial

Los gatos marcan su territorio de varias maneras

Los que vivimos con gatos sabemos que esa parte “salvaje” les dura siempre, aunque por supuesto y con los consejos que te hemos dado, se pueden adaptar muy bien al hogar y a vivir en familia. Si le proporcionas refugio, comida, agua y mucho amor, tu gato se sentirá estupendamente a tu lado.

Pero sus raíces arraigadas le hacen tener ese territorio felino que lo siente como suyo y que nadie puede traspasarlo. Aunque es un comportamiento normal como te hemos explicado más arriba, es importante tener en cuenta que si se convierte en un gato demasiado territorial nos puede traer problemas, sobre todo si tenemos más mascotas o si tenemos la intención de incorporarlas en nuestra familia.

Los límites del territorio de un gato salvaje o en semi libertad

El gato doméstico sabe dónde están sus límites (las paredes de la casa), pero los gatos salvajes o que viven en semi libertad pueden ampliar sus fronteras como te hemos comentado más arriba. Los factores que incluyen en los campos territoriales de los actos depende sobre todo, de su fuente de alimentación.

Un gato vivirá cerca de donde tenga comida y agua, así como si hay más gatos que estén cerca, sobre todo en aquellos gatos que buscan hembras para aparearse. Normalmente los gatos macho suelen tener un territorio más amplio que las hembras y en ocasiones pueden compartir territorio, pero suele ocasionar conflictos entre machos no castrados en épocas de celo.

¿El gato cuándo marca su territorio?

El gato marca su territorio para otros y para él mismo. Así los demás sabrán que ese es su territorio y además, también es autoreconocimiento. Principalmente usa marcas visuales y olfativas: arañazos, orina…) Por eso, un gato domestico necesita un rascador y para que el gato macho no haga pipí sexual por todas partes, es mejor castrarle.

Funciones de las marcas en gatos

Las marcas de los gatos tienen varias funciones

Es necesario saber interpretar las marcas de los gatos, porque no siempre tiene que ver con su territorialidad. Hay veces que esas marcas tienen otro fin que debes conocer:

  • Marcas territoriales, marcan su presencia en un lugar, tal y como te hemos ido explicado a lo largo del artículo.
  • Marcas de alarma. Ocurre cuando el gato se siente muy estresado por algún motivo. Suele hacerse con los sacos anales.
  • Marcas de familiarización o identificación. Se suele restregar parte de su cuerpo como la cabeza o el lomo para dejar el olor en una persona u objeto que considera que no tiene su olor y que debe marcarlo. Aunque también puede hacerlo simplemente por mostrar su cariño a otros seres.

Además de las marcas mencionadas anteriormente, un gato también puede marcar su territorio de otras maneras: a través de la comunicación tradicional (auditivo: maullidos y ronroneo) y visual (posturas para marcar poder como tumbarse boca arriba enseñando la barriga o sus partes, incluso lanzando un poco de pipí sexual).

Espero que hayas aprendido mucho sobre el carácter territorial de los gatos.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

2 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Rocío Martínez dijo

    hola. me mudo de ciudad y quiero saber cómo hago para que se adapte y no se pierda mi gato. tiene 4 años y está castrado. tengo dos perras caniches con las que convive en amigable armonía. Gracias Rocçio

    1.    Monica Sanchez dijo

      Hola Rocío.
      Lo primero, ponle un collar con una placa identificativa y el microchip, si no lo tuviera. Nunca se sabe lo que puede pasar.
      Luego, te recomiendo tenerlo en casa al menos 4 días (lo ideal sería una semana) sin salir. Durante ese tiempo aprenderá a que ése es su lugar seguro, donde tiene su comida, agua, y a su familia.
      Luego, si lo vas a dejar salir que sea poco a poco. Primero déjale que mire por la ventana -cerrada-, después cógelo en brazos y llévatelo fuera, y finalmente déjalo que se vaya solo.
      De todas formas, si te vas a otra ciudad, no es recomendable que el gato salga, pues hay muchos peligros.

      Si necesitas consejos sobre mudanzas, te invito a leer este artículo.

      Un saludo.