¿Cómo atrapar a un gato asustado?

Si tu gato está asustado, no le molestes

Si te dedicas a cuidar a una colonia felina, o si eres de los que cuando ve a un peludo que necesita ayuda para el coche y va en su busca para proporcionarle las atenciones que necesita, seguramente te habrás preguntado más de una vez cómo atrapar a un gato asustado, ¿verdad?

No es fácil realmente, pero tampoco es imposible. Eso sí, es importante tener presente en todo momento que las prisas no son buenas compañeras, y menos cuando se trata de conseguir que un felino que se siente tenso entre en la jaula o en el transportín. Veamos cómo podemos lograrlo.

¿Cómo atrapar a un gato asustado?

Los gatos asustados pueden huir

Lo primero que tenemos que hacer es observar al gato, ver qué comportamiento tiene en ese momento. Sabemos que está asustado, pero ¿nos deja que nos acerquemos? Si le ofrecemos una golosina, ¿se acerca a cogerla? Estas son cosas que tenemos que averiguar antes de decidir la manera en la que lo cogeremos, por nuestra propia seguridad y también por la del propio peludo.

Atrapando a un gato dócil

Si es un animal tranquilo y más o menos dócil, lo que tendremos que hacer es ganarnos su confianza. ¿Cómo se hace eso en cinco minutos? Bueno, la verdad es que no se puede tan poco tiempo 🙂 , pero sí que podemos hacerle entender en un corto periodo de tiempo que no le queremos hacer ningún daño, sólo ayudarle.

Para ello, nos sentaremos de espaldas a él, a una distancia de unos 2-3 metros (la que él nos permita), y le ofreceremos una golosina para gatos. Si tiene hambre, por muy asustado que esté es posible que vaya a buscarla, pero si vemos que se muestra dudoso, se la lanzaremos de manera que caiga muy cerca de él. Volveremos a hacerlo varias veces, lanzándosela cada vez con menos fuerza para que caiga más cerca de nosotros.

Ahora, pasaremos al siguiente paso: tratar de acariciarlo. Para ello le mostraremos la mano para que la huela simplemente. Si muestra curiosidad, podremos acariciarle primero la nariz y luego la cabeza. En el caso de que se muestre nervioso, iremos más lento.

Luego, nos levantamos, sin prisas y sin hacer movimientos bruscos, e introducimos una golosina en el transportín. Después, nos alejamos un poquito (no demasiado, pues tendremos que actuar rápido), y cuando entre, cerramos la puerta, lo tapamos con una toalla y lo llevamos a donde tengamos que llevarlo.

Atrapando a un gato »salvaje»

Jaula trampa para gatos

Jaula trampa para gatos

Cuando se trata de atrapar a un gato »salvaje» que necesita atención veterinaria, la manera más eficaz es colocando jaulas trampa como la que podemos ver en la imagen superior, ocultas entre hierbas, maderas o troncos. Luego, sólo será cuestión de alejarse y esperar a ver si hay suerte y el peludo entra. Cuando lo haga, taparemos la jaula con una toalla, ya que así se mantendrá algo tranquilo.

Estas jaulas están diseñadas para que el gato, una vez que entra, no pueda salir si no se le abre la puerta. Además, el veterinario podrá ponerle las inyecciones que necesite con seguridad.

Como ganarte la confianza de un gato asustado

Si quieres ganarte la confianza de un gato, no importa cómo sea su personalidad, debes establecer una confianza mutua. Ya sea que el gato sea que el gato sea tímido, temeroso, agresivo… debes ganarte su confianza. Es mucho más fácil construir la confianza de un gato desde el principio que intentar reconstruirla después de haberla roto.

Sin embargo, los gatos a menudo son criaturas que perdonan y no guardan rencor (y nunca actúan por venganza o rencor; los gatos simplemente no piensan de esa manera). Con el tiempo, puede mejorar (o reparar) la relación con tu gato a una de comodidad, facilidad y previsibilidad. Aquí hay algunas cosas que debes tener en cuenta cuando intentes generar la confianza del gato.

Respeta el espacio del gato

El gato necesitará algo de tiempo para adaptarse si es nuevo en el hogar; algunos tardan más que otros en hacer esto. Deja que el gato encuentre lugares cómodos para pasar el rato y no invadas esos espacios. Esta regla general continuará incluso después de que se sienta cómodo en el hogar. Los gatos disfrutan de su independencia y te avisarán cuando les gustaría que les prestes atención (o te darán pistas sobre cuándo no la quieren, si eres un invasor del espacio).

Observa el lenguaje corporal

El gato se comunicará ante todo con su lenguaje corporal. Respeta lo que te está diciendo. ¿Está agachada lejos de ti o su cuerpo está orientado hacia ti? ¿Está moviendo la cola en señal de molestia o está relajada? Presta atención a la posición de sus orejas, qué tan abiertos están sus ojos y la posición del cuerpo… Un gato asustado te dice cómo se siente con su lenguaje corporal.

Deja que el gato se acerque a ti

No fuerces la confianza para que confíe en ti si está asustado. Deja que el gato decida qué tan cómodo se siente y cuándo quiere interactuar contigo. Los gatos aprenden mucho solo a través de la observación, por lo que, aunque es posible que no estés interactuando directamente con él, está aprendiendo mucho sobre ti si simplemente te está mirando desde una ventana o el sofá. ¡Deja que observe y aprenda sobre tus movimientos, olores y sonidos!

Diferencia los límites del gato en cuanto a tocarle

Si tu gato desconfía dale espacio

Adopta un enfoque gradual para aprender dónde y cómo le gusta que lo toquen. Nunca empujes ni provoques al intentar tocar o acariciar al gato. Utiliza siempre movimientos predecibles. Sé consciente de tu lenguaje corporal para saber dónde y cómo le gusta al gato que lo acaricien. Si el gato es agresivo con las caricias, trata de limitar las sesiones de caricias tanto en términos de dónde lo acaricias como por cuánto tiempo.

Dale opciones al gato

Ya sea un lugar para tomar una siesta o sentarse, o una oportunidad para jugar (o no), dejar que el gato decida lo que quiere hacer fortalecerá la confianza y le ayudará a aprender que no la vas a obligar a hacer nada. Los gatos se estresan cuando no tienen control sobre su entorno (esa es una de las razones por las que los refugios de animales pueden ser tan difíciles para ellos) y disfrutan de tener opciones sobre cuándo, qué, dónde, cómo y con quién interactuar. No es divertido cuando alguien trata constantemente de controlar lo que estás haciendo, entonces, ¿por qué a tu gato le gustaría eso?

Sé predecible

Trata de moverte y hablar de manera que no sorprendas ni asustes al gato. No te precipites de repente ni pisotees el suelo, y trata de mantener una voz firme y tranquila. Esto se aplica a todo momento, no solo cuando interactúas directamente con tu gato.

Puede ser difícil si tienes niños u otras mascotas (PERROS) en la casa, pero si tienes un gatito tímido, esto podría ser importante. Algunos gatos son muy tranquilos y realmente no les importa lo que sucede a su alrededor y pueden dormir una siesta durante cualquier cosa. Pero con un gatito más sensible, esta es una buena oportunidad para enseñar a los niños sobre la empatía y las necesidades de los demás.

Interacciones positivas con el gato

Tienes control sobre si las interacciones que tienes con tu gato serán positivas o negativas. El tiempo de juego puede ser muy divertido para ambos, por ejemplo, pero ten cuidado: lo que creas que es jugar puede ser interpretado como burlas agresivas o burlas de tu gato. Utiliza siempre juguetes para jugar y déjale coger el juguete de vez en cuando. 

Antes de interactuar con un gato particularmente sensible, realmente trata de pensar en lo que puedes hacer para que esa interacción sea positiva para que construya la confianza de tu gato. ¡Aprovecha todas las oportunidades que puedas para crear una asociación positiva contigo!

Utiliza el refuerzo positivo para recompensar las interacciones positivas

Puedes usar golosinas, una voz relajante, jugar o incluso acariciar (si le gusta) para recompensar cualquier buen comportamiento. Además, puedes usar cualquiera de estas cosas para alentar a tu gatito a hacer algo (como salir de un escondite, por ejemplo)… pero respeta su decisión de no hacer algo también (simplemente no proporciones la recompensa). 

El refuerzo positivo, dado de manera constante, puede ser una excelente manera de desarrollar la confianza del gato y comunicarle que ha hecho algo bueno. También es una excelente manera de enseñarle para que haga cualquier cosa, incluidos trucos … el gatito apreciará la estimulación mental y te dará otra excelente manera de vincularte con él.

Recuerda que el gato está asustado y que el proceso de confianza no es instantáneo, necesitarás varios días o incluso semanas para que el gato se acostumbre a ti y confíe en tus intenciones. Una vez que sienta que eres de fiar, todo marchará sobre ruedas y podréis establecer un vínculo fuerte entre vosotros.

Cuida de tu gato y respétalo para no asustarlo

Esperamos que te haya sido de utilidad.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.