Asma felino, una enfermedad peligrosa

¿Quién no ha oído hablar alguna vez sobre el asma? Esta enfermedad es el tipo de alergia más grave, ya que con cada ataque el afectado puede tener serios problemas para respirar con normalidad. Lamentablemente, también afecta a los gatos… y también es muy peligrosa.

El asma felino es algo con lo que tanto los peludos como su familia tienen que aprender a convivir, pues el tratamiento suele ser para siempre. Pero, ¿qué es y cómo se trata?

¿Qué es?

El asma se caracteriza por el estrechamiento de los bronquios, que son unos tubos delgados que van desde la tráquea hasta los pulmones. Hay de distintos tipos, pero en el caso de los gatos es bronquial, que es por lo que se conoce como asma bronquial, bronquitis alérgica o bronquitis crónica, ya que afecta al nivel de los bronquios. Por si fuera poco, es crónica y progresiva, lo cual significa que con el paso de los años los síntomas empeoran.

Las crisis se dan cuando el sistema inmunológico de los peludos reacciona de manera exagerada a la presencia de un alérgeno, algo que provoca la inflamación de los tejidos bronquiales. Esto lo que hace es provocar espasmos en los músculos de las vías respiratorias, lo que dificulta a los animales llevar el aire de adentro hacia afuera de los pulmones.

Dependiendo de la gravedad, el asma felino se divide en cuatro categorías o niveles:

  • Leve: los gatos tienen síntomas de manera intermitente, pero no todos los días y tampoco interfieren en sus vidas.
  • Moderado: los síntomas no ocurren todos los días, pero cuando aparecen les debilitan.
  • Severo: los síntomas ocurren todos los días y son muy debilitantes.
  • Potencialmente mortal: las crisis no solo ocurren a diario, sino que además la construcción de las vías respiratorias es tal que los gatos no pueden respirar.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas son muy variados y pueden confundirse con otras enfermedades, de modo que a veces es complicado saber si tienen asma u otra cosa (como una bola de pelo en el estómago, por ejemplo). Ahora bien, si tienen tos seca y el sonido como de un suspiro agudo (llamado silbido) son síntomas clásicos del asma felino. Pero ojo, también puede haber otros mucho más sutiles, como el desánimo, la progresiva pérdida de interés en el juego, tener una vida cada vez más sedentaria, y otros que solo la familia podría notar.

De todas formas, aunque los gatos tengan únicamente la tos seca como síntoma, ello es un motivo más que suficiente para llevarlos al veterinario, sobretodo si es una tos que se produce por más de dos o tres semanas.

¿Qué lo causa?

Las causas del asma son las mismas que las de la alergia ”común”. Cualquier cosa puede desencadenar una crisis:

  • Moho
  • Humo del cigarro
  • Ácaros del polvo
  • Arena del gato con aroma, sin olvidarnos del polvo
  • Vapores de los productos que usamos para limpiar, y los aerosoles
  • Hierba y polen
  • Chimeneas y el humo de las velas
  • Algunos alimentos

Además, hay que tener en cuenta que puede afectar a cualquier gato, independientemente de su edad y género. Pero sí que es verdad que aparece con más frecuencia en animales jóvenes, de 1 a 3 años.

¿Cómo se diagnostica?

Como decíamos, los síntomas son similares a los de otras enfermedades y/o problemas, de modo que es importante llevar a los gatos al veterinario en cuanto veamos que no se encuentran bien. Una vez allí, lo primero que les harán será un examen físico, pero después pueden optar por hacerles:

  • una radiografía de tórax: para ver qué tal se encuentra esa zona.
  • un lavado transtraqueal: puede ser de utilidad cuando la radiografía es normal.
  • una broncoscopia: se le introduce al gato una cámara pequeña a través de los bronquios, así se puede ver el interior de los pulmones.

Pero hay que decir que a veces la manera más fácil de saber si tienen asma o no es por ensayo y error: por el tratamiento. Si este funciona y las crisis cesan o se controlan bien, es porque el diagnóstico es correcto.

¿Cómo se trata?

Los medicamentos que se dan son los corticoesteroides, ya sea en pastillas, inyección o por inhalación, siendo estos últimos los más comunes por ser menos dañinos para el cuerpo. Pero también es interesante considerar la medicina veterinaria tradicional, ya que la acupuntura por ejemplo ayuda a reducir la frecuencia e intensiddad de los episodios de asma.

¿Cómo cuidar a un gato con asma? Mi experiencia

Que un veterinario te diga que tu precioso, adorable y cariñoso gato tiene asma no es una noticia que guste oír. Por eso, es sumamente importante seguir los consejos que nos ofrece el profesional, puesto que de lo contrario lo que va a pasar es que la enfermedad nos quitará nuestro amado peludo antes de tiempo.

Pero, ¿qué consejos son esos? Bueno, básicamente vivir con un gato asmático significa que tienes que darle su medicación cada vez que le toque, pero además tienes que:

  • No fumar. No es sano ni para él ni para ti.
  • Comprar una arena que no suelte polvo y que no sea aromática.
  • Utilizar productos de limpieza ecológicos.
  • Intentar no usar la chimenea. Mejor un brasero eléctrico para que el gato no tenga una crisis asmática.
  • Reducir o eliminar el uso de aerosoles.
  • Invertir en purificadores de aire, sobretodo si hay alguien en casa que fume.
  • Si el gato tiene sobrepeso, intentar que recupere su peso ideal puesto que el exceso de grasa hace que los pulmones trabajen más.
  • Cuidarlo como se merece, evitando la tensión y el estrés.

Espero que este artículo te haya sido de utilidad. 🙂

Todo para tu gato
Cuida a tu gato como se merece con estas recomendaciones que te hacemos y que le encantarán. Además, puedes aprovechar alguna de las ofertas que hay ahora mismo disponibles:

CamasÁrbolesComida


Categorías

Enfermedades

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos pequeños felinos son muy independientes, pero lo cierto es que son unos grandes compañeros y amigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.