¿A qué edad entra en celo la gata por primera vez?

Las gatas entran en celo a los cinco o seis meses normalmente

Los gatos son unos felinos que crecen muy rápido, demasiado. En tan sólo unos pocos meses se convierten en unos adultos que parece que nos conocen mejor que nadie, pues basta con que nos den esa inocente mirada para que se lo consintamos todo… o casi.

De hecho, si no queremos que críen no nos quedará otra que o tenerlos dentro de casa durante toda su vida y asegurarnos de que no van a poder salir, o bien optar por la solución más recomendable que es castrarlo. Por este motivo, te vamos a decir a qué edad entra en celo la gata por primera vez.

Los gatos en celo pidan más caricias

Nuestra preciosa y adorable gatita puede entrar en celo por primera vez entre los 6 y los 9 meses. Sin embargo, debes que se puede poner en celo a los 4 meses si el clima acompaña, es decir, si las temperaturas son suaves, como ocurre en primavera, o si es de alguna raza con tendencia a alcanzar la madurez sexual pronto, como los siameses.

Una vez que lo tiene, puede durar 7 días cada vez. En países como España, y más concretamente en zonas con clima mediterráneo, o con clima subtropical como en muchas partes de las Islas Canarias, la gata puede tener el celo cada 20 días si no se ha quedado embarazada, o cada 5-6 meses si finalmente ha tenido gatitos, separándose de ellos cuando cumplen los 2-3 meses de edad.

La gata en celo pasa por diferentes etapas, que son:

  • Proestro: dura de 1 a 2 días. Se mostrará mucho más cariñosa con su familia, y frotará su cara con ellos y con los objetos para marcar su entorno con las feromonas las cuales produce en su cara.
  • Estro: dura de 6 a 10 días. En esta fase, la gata estará aún más afectuosa, y emitirá maullidos más fuertes para atraer la atención de los gatos.
  • Metaestro: si no hay apareamiento, la gata entrará en esta fase, que dura de 8 a 15 días.
  • Anestro: es la etapa de inactividad sexual hasta la siguiente estación reproductiva.

Para evitar el celo, es muy recomendable llevar a la gata a castrar cuando haya cumplido los 5-6 meses de edad. Así se conseguirá que lleve una vida mucho más tranquila 🙂 .

El celo en los gatos

Los gatos entran en celo por primera vez cuando alcanzan la madurez sexual. Esto suele ocurrir entre los seis y diez meses de edad, aunque también puede ocurrir entre los 4 y los 18 meses. Algunas razas de gatos tienen una predisposición a comenzar a entrar en celo antes o después.

La mayoría de las razas de gatos de pelo corto tienden a entrar en el primer celo a una edad más temprana que los gatos de pelo largo, por ejemplo, se dice que los gatos persas entran en celo por primera vez no antes de los 12 meses de edad. Ten en cuenta que los gatos normalmente no entran en celo durante el invierno, pero si cumple un año en invierno, es posible que le entre el celo a comienzos de la primavera.

Merece la pena destacar que los machos tienen su propio celo particular. Cuando alcanzan la madurez plena, pueden aparearse siempre que la gata lo permita. El período crítico para ellos es de septiembre a marzo. Durante la temporada de apareamiento, los machos son más peleones, por lo que si salen a la calle es probable que vuelvan con rasguños. 

Los machos marcarán el territorio con pequeñas cantidades de orina cargadas de feromonas para atraer a las hembras sexualmente. Esto se conoce como marca sexual y tomará la forma de pequeñas manchas en muebles, paredes y todo tipo de superficies verticales, por lo que el olor puede volverse desagradable y difícil de eliminar.

¿Tengo que preocuparme si mi gata no está en celo?

Los gatos en celo pueden tener descendencia

Entonces, ¿qué pasa si tu gata ha alcanzado la edad de un año, pero aún no ha entrado en celo? ¿Es peligroso? ¿Deberías preocuparte por eso? Si no planeas hacer criar a tu gatita, entonces no debes preocuparte por ello bajo ninguna circunstancia. Simplemente esteriliza a tu gata a una edad adecuada , que comienza entre los cinco y seis meses.

Olvídate de las tonterías que alguien le dijo a tu gato que debería tener un ciclo de celo o una camada de gatitos antes de esterilizarla. No hay evidencia científica de eso, ni siquiera al revés. Los estudios muestran que si esterilizas a tu gata temprano, los riesgos de desarrollo de tumores mamarios se reducen al mínimo.

Por el contrario, si tienes la intención de criar gatitos, debes prestar atención si tu gata no entra en celo a la edad esperada, y puedes consultar a un veterinario si sospechas que podría haber un problema con el sistema reproductivo de tu gata.

Sin embargo, la mayoría de los veterinarios sugerirían no preocuparse si una gata no entra en celo hasta la edad de 18 meses. Si aún no sucede después de eso, algunas pruebas pueden ser necesarias para evaluar la salud reproductiva de tu gata.

Señales de que tu gata está en celo

A diferencia de las perras, las gatas no tienen señales físicas obvias de que están en celo. Tienen comportamientos peculiares que es necesario reconocer para saber que efectivamente hace trato en la fase de celo.

  • Maúlla mucho
  • Pulverización de orina
  • Comportamiento de búsqueda de atención
  • Comportamiento exigente o agresivo
  • Rodando en el suelo
  • Levantando el extremo trasero en el aire
  • Mueve el extremo trasero cuando se acaricia la columna vertebral
  • Rogando salir a la calle
  • Frotando su cara en las cosas de manera incesante

Lo primero que la mayoría de las personas notan acerca de una gata en celo es cuánto vocaliza. El llanto, los maullidos y los aullidos a menudo se escuchan en voz alta de una gata en celo. Estas vocalizaciones son para llamar la atención y dejar que otros gatos sepan que están en celo.

Además de los ruidos, una gata en celo también buscará atención y afecto de su dueño y otras personas. Les encanta ser acariciadas, especialmente por la espalda y los cuartos traseros. Cuando es una mascota, una gata en celo a menudo mueve su extremo trasero, sus patas pueden bailar y su cola se mantiene en el aire. También puede frotar su cara sobre su dueño y muebles en exceso para difundir su aroma.

Otros signos de que una gata está en celo son los que ruedan por el suelo, suplicando salir (incluso si se trata de una gata solo en interiores) rascándose la puerta e incluso rociando orina. Una gata retrocederá hacia una pared u otro objeto vertical, moverá su extremo trasero y rociará orina para que otros gatos sepan que está en celo. Una oleada de hormonas durante el ciclo de celo hace que una gata tenga todos estos comportamientos exagerados y se detiene una vez que ya no está en celo.

Qué hago si me gata está en celo

Si no quieres que tu gato rasque cuando está en celo, hazlo castrar

Si tienes una gata que está en celo, el comportamiento de búsqueda de atención puede ser molesto y persistente. Hacer criar a una gata en celo detendrá el ciclo, pero tendrá un embarazo que te dará más gatitos que cuando crezcan entrarán también en celo.

La forma más responsable de tener gatos en casa es esterilizarles para que no se reproduzcan si no se tiene intención de criar a los gatos y de cuidarles como merecen. Los dueños de los gatos tienen mucho poder para evitar la superpoblación de gatos y la única forma de hacerlo es esterilizando.

Además, tener un gato esterilizado es la mejor manera de prevenir o eliminar los comportamientos no deseados. Esto también asegurará que el gato nunca vuelva a estar en celo y evite comportamientos no deseados que acompañan a esta parte de la vida del gato y de la gata. Algunos veterinarios querrán esperar hasta que el ciclo de celo actual haya terminado debido al mayor riesgo de hemorragia quirúrgica, mientras que otros esterilizarán a un gato mientras estén activamente en celo. Esta decisión dependerá sobre todo del facultativo.

Recuerda que tener tanto un gato como una gata es una responsabilidad, y si quieres cuidarles bien debes entender que esterilizar es la mejor forma de garantizarle un buen futuro. Es la mejor opción para todos en caso de no querer hacerte cargo de los posibles gatitos que tenga tu gata si queda embarazada.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.