Vía de escape para gatos

Gato adulto

Los gatos, al igual que nosotros, cuando se sienten incómodos necesitan poder disponer de un lugar al que ir para sentirse más tranquilo, especialmente tras haber vivido un momento muy tenso como puede ser haber visitado al veterinario, o haber tenido encuentro sorpresa con otro animal que no conoce.

Vamos a hablar sobre la vía de escape para gatos que hay que tener en casa.

Como sabemos, los peludos tienen mucha fama de ser animales independientes, que viven su vida sin querer entrometerse en la de los demás, pero lo cierto es que eso… no es cierto. No en todos los casos. No hay dos gatos iguales, al igual que no hay dos seres humanos exactamente iguales (sí, incluso los gemelos idénticos no son clones el uno del otro), por lo que no todos reaccionan de la misma forma ante un estímulo. Por ejemplo, imagínate que le has comprado un juguete nuevo a tus dos gatos: uno se puede acercar a curiosear, pero el otro igual lo mira pero luego se marcha.

Si a un gato que parece ignorar el juguete nuevo le insistimos una y otra vez en que -queremos, es decir, nosotros- que juegue con él, al final tendremos un animal estresado que no tardará en mostrarnos alguna señal de incomodidad (orejas hacia atrás, mirada fija, cola que mueve de un lado a otro dando golpecitos contra el suelo, etc.). Así, este gato está necesitando una vía de escape.

Mirada de gato

Las vías de escape no son más que sitios donde pueda ir el gato para tranquilizarse. Y no se le debe impedir, nunca, ya que de lo contrario nos llevaremos un arañazo o un mordisco. Es muy importante tener en el hogar una habitación donde el nivel de actividad familiar sea bajo, que esté alejada de la sala donde la familia se reúna. Allí te recomiendo tener la cama del gato y un rascador, para que pueda calmarse.

¿Qué te ha parecido?


Escribe un comentario