Tumor en células escamosas en gatos II

En la entrada anterior hablábamos un poco acerca de los factores que favorecen la aparición del carcinoma de células escamosas en los gatos. Además de esto, también tratamos a grandes rasgos las señales que deben alertarnos para que podamos llevar cuanto antes de nuestro animalito donde un veterinario o un especialista.

Es importante destacar que en la mayoría de los gatos, la enfermedad puede aparecer pasados los once años de edad, aunque como toda regla siempre existen excepciones. Para tratar a un animalito enfermo con este tipo de cáncer, se puede seguir el tratamiento donde está la extirpación quirúrgica, la criocirugía, en la que se matan los tejidos con frio, la quimioterapia, la radioterapia e incluso la fotoquimioterapia.

El problema de este tipo de tratamientos es que generalmente los tumores se producen en el rostro o en la cabeza de los animales, y al ser estos tan pequeños, las cirugías no pueden ser tan extensas, y pueden llegar a no extirparse la totalidad de los tumores y quedar restos que terminan produciendo nuevos tumores.

Además de esto, mientras el gato siga exponiéndose al sol, seguirán apareciendo este tipo de tumores, por lo que es importante acudir inmediatamente a una consulta con el veterinario para que se empiece un tratamiento en donde se evite que el animal se exponga al sol o se utilicen tatuajes para pigmentar ese tipo de zonas, así como también para que les recomiende una crema con filtro solar especial para gatos.

Es importante recalcar que el estrés o cualquier situación que lo produzca, puede hacer que se desarrollen este tipo de tumores, no solo en los gatos sino también en nosotros los seres humanos.


Escribe un comentario