Trastornos digestivos producidos por la leche

Aunque seguramente muchos de nosotros hemos visto en la televisión y hasta en películas que a los gatos les encanta la leche, es importante que tengamos en cuenta que esta también puede causar trastornos digestivos en el organismo de nuestro animalito. A pesar que es muy rica y necesaria durante la etapa de crecimiento, cuando nuestro gato se encuentra en etapa adulta puede llegar a volverse un poco pesada para el sistema digestivo de la mascota y producirle diferentes tipos de molestias que analizaremos el día de hoy.

Tanto en el caso de los perros, como en el de los gatos, estos animales no poseen una enzima digestiva que se encarga de convertir la lactosa, que se encuentra en la leche, en glucosa. Es por este motivo, que la leche queda en su aparato digestivo y sin poder ser digerida, empieza a provocar diferentes tipos de alteraciones, y trastornos que le pueden causar mucho dolor e incomodidad.

Generalmente cuando adoptamos a un gatito que es muy pequeño todavía y que todavía no puede alimentarse con productos solidos, lo mejor será que le demos leche, aunque no podemos cometer el error de darle leche de vaca ya que aunque aprovechará ciertos beneficios de la misma, empezará a perjudicarlo de tal manera que lo convertirá en un animalito intolerable a la lactosa. Lo mejor será preguntarle a nuestro veterinario acerca de una leche especial para cachorros y hacerla nosotros mismos.

Esta será la leche que más le convendrá a nuestro gato y también podrá servirle a nuestro gato adulto si quisiéramos dársela después. Te recomiendo que, si empiezas a notar que tu gato presenta un estomago hinchado e inapetencia, lo mejor será que consultes con un médico para que lo examine y revise si es o no intolerante a la leche.


Escribe un comentario