Trastornos digestivos en el gato





 

 

Si
tu gato vomita frecuentemente, puede que tenga algún problema digestivo.

Debes observar atentamente a tu gato para determinar cual
es su problema y poder decírselo al veterinario. Así actuará más rápidamente ante
el problema.

Todos estamos ya familiarizados con los
maullidos de nuestro animal, incluso con su comportamiento. Por lo tanto no será
difícil ver un gesto o un maullido raro o poco peculiar en el gato. Si
encontramos muchas bolas de pelos, es un síntoma muy bueno de que algo no
funciona muy bien en el estómago del animalito.

Si vemos como el gatito no le presta mucha
atención a la comida, es otro síntoma inequívoco de puede estar enfermo.
Los gatos suelen comer hierba del campo cuando se sienten
con el estómago cargado, así facilitan la digestión de la comida. Esto es otro
dato importante en el que fijarnos.

Además, la intolerancia alimentaria de cierta comida también puede provocar
vómitos o diarrea.

Por ello debemos
tener en cuenta los alimentos que les damos, incluyendo marca, tipo y sabor,
apuntarlo para más tarde comentárselo al veterinario. Muchas veces, el control de
molestias gastrointestinales puede ser tan fácil como la eliminación de un
determinado tipo de alimentos de la dieta del gato.

 

El siguiente paso es ir al veterinario para la búsqueda de la causa de la
irregularidad del tracto gastrointestinal, que por supuesto incluirá una
historia completa del caso y un examen físico exhaustivo del pequeño.

Allí examinarán la boca y la cavidad
abdominal. Después de esto, nuestro veterinario nos indicará si debe
realizarse alguna prueba más profunda o nos dirá el diagnóstico y un
tratamiento junto con una dieta blanda para el gato.


Escribe un comentario