Tras el fallecimiento de su dueño sus mascotas no se separan

dueño

Todos los días nos encontramos con historias conmovedoras sobre mascotas, bien sean gatos o perros que demuestran su fidelidad a sus dueños incluso cuando han fallecido, con una sensibilidad que, a veces, supera la realidad o no se necesita de mucha explicación.

Es lo que ha sucedido en el municipio de Arteixo (La Coruña) donde un perro y un gato velaron el cuerpo de su dueño fallecido hasta que alertados los vecinos por los ladridos del perro acudieron los servicios de emergencia.

Tras personarse el Servicio Gallego de Lecería, Servigal, y la la Policía Local de Arteixo como los técnicos de Servigal, apuntan cómo descubrieron al perro, que se llama Willy, protegiendo el cuerpo de su amo fallecido con ladridos. En el mismo piso estaba junto al can, el gato llamado Pachi, ambos han velado al fallecido durante días.


El perro buscaba impedir que nadie se acercase a él, defendiéndolo de quien para el eran unos intrusos y mostrando una lealtad, más allá de la muerte, aseguraron los del Servicio Gallego de Lecería cuando se personaron en el piso y encontraron a Dámaso (así se llamaba el señor) muerto en el pasillo.

Ahora llega la parte más triste para Willi y Pachi, ya que el hijo de Dámaso no puede quedárselos y ahora buscan un nuevo hogar, juntos o por separado. Si no encuentran nuevos dueños, serán sacrificados en unos días. Por ello, ante la imposibilidad de hacerse cargo de ambos animales, los familiares del difunto decidieron entregarlos al Centro de Recogida de Animales Abandonados del Consorcio de As Mariñas.

Este centro está en Limiñón, en el municipio de Abegondo. Para informase sobre su adopción los interesados pueden acudir a las instalaciones o bien llamar al teléfono 981 67 90 83 de lunes a viernes en horario de 9,00 a 14,00 horas y de 16,00 a 18,00 horas. Los sábados se atiende al público de 9,00 a 14,00 horas.

Ahora más que nunca Willi y Pachi necesitan de una adopción.


Escribe un comentario