Tonquinés, una raza con toque oriental

raza-tonquines

Cuando hablamos de la raza tonquinés, es tratar una raza que ha heredado toda su viva inteligencia y curiosidad de su sangre oriental. Sin embargo, es menos exigente y ruidoso que el siamés y se trata de una mascota excelente.

El tonquinés muestra los rasgos físicos de sus ancestros mixtos, es el producto de un cruce entre siamés y burmés en Estado Unidos, en los años 50. Tiene los extremos siamés, pero un cuerpo de líneas más suaves, la cabeza menos angulosa y un carácter más tranquilo.


La mezcla de los padres implica que el cruce de dos tonquineses no producirá una camada totalmente tonquinesa. Lo más probable es que haya dos tonquineses por un siamés y un burmés.

Su aspecto se puede decir que es de constitución mediana, de pelaje fino, suave y uniforme, con cabeza cuneiforme, altos pómulos y fuertes contornos en frente, mejillas y perfil. El mentón es firme y los ojos, almendrados y sesgados. Los ojos son color verdoso o turquesa. Las orejas tienen la punta ovalada y el pelo muy corto. Las patas son delgadas y las zarpas, ovaladas. La cola es entre mediana y grande así como estrecha.

El temperamento y características estriban en poseer una curiosidad y afecto de una raza oriental, pero sin su chillona e inexistente personalidad. Es una buena elección para quien nunca ha tenido un gato, y para familias con niños. Es fácil de adiestrar. Adoran la vida al aire libre, gustan de hacer ejercicio, a la vez que juegan y no deben dejarse encerrados en un piso pequeño o solo durante horas.

El comportamiento de los gatos de raza tonquinés suelen ser muy afectuoso. Según sus admiradores es una de las razas de gato más afectuosas de todas las creadas por el hombre. Son dulces, cariñosos y muy inteligentes.


Categorías

Sin categoría
Etiquetas ,

Rosa Sanchez

Puedo decir que el gato puede ser el mejor amigo del hombre. Rodeada siempre de ellos me impresionan y me maravillan por la gran capacidad que tienen... Ver perfil ›

Escribe un comentario