Todo sobre el tacto del gato

Todo sobre el tacto del gato

El gato tiene el sentido del tacto más desarrollado, gracias a él puede llegar a medir diferentes sensaciones, entre ellas: presión sueva, presión fuerte, calor, frío, dolor. Sus receptores táctiles están muy desarrollados, además son muy usados.

Muchos de estos sensores se encuentran localizados en la cara y en sus almohadillas plantares. La piel de su nariz cuenta con finos receptores de tacto, así pueden medir el calor y frío que se termina en los bigotes. Los bigotes cuentan con una rigidez que generan que no se doblan al tocar superficies, por lo que se pueden palpar e conocer más los objetos.

Los bigotes son muy usados por los gatos, en especial cuando la luz es baja o se está en la oscuridad. Los bigotes también pueden ser sensibles a los cambios en las corrientes de aire, actúan como protectores de los ojos causando con un parpadeo reflejo.

Mediante las almohadillas plantares se van percibiendo las vibraciones pudiendo detectar las situaciones de los miembros locomotores. Sus almohadillas cuentan con una alta sensibilidad, por eso a los gatos no les gusta que acaricien esta zona.

Sus garras son táctiles y son usadas para investigar el tamaño y la textura de los objetos, cuando los notan muy cercanos usan la nariz para determinar la temperatura (en el caso de los alimentos).

Foto – Flickr
Más Información – Todo sobre el oído del gato, Marcar con las uñas


Categorías

Curiosidades

Maria

Trabajo como editora de contenidos desde hace un largo tiempo, disfruto escribiendo acerca de diferentes temáticas y siento una gran curiosidad... Ver perfil ›

Escribe un comentario