Tiffany, el Gato


Desde tiempos antiguos, se ha considerado al gato, como un animal no solo muy inteligente, sino también muy independiente, que usualmente no necesita la compañía de las personas con las que convive. Y aunque en la mayoría de las ocasiones, esto es así, en muchas otras puede ser totalmente diferente, como es el caso de los gatos Tiffany, quienes no solo disfrutan la compañía de las personas, sino que también necesitan a la gente para sentirse felices y en paz, lo cual ha sido comprobado a través de diversos estudios, en los que se aleja estos gatos por un tiempo de la compañía humana, y terminan sufriendo de depresión.

Estos gatos, son diferentes a las otras razas, ya que son absolutamente dependientes de sus dueños, característica dada, sobre todo por su carácter cariñoso. Sin embargo, no piensen que estos animalitos pueden quedarse en compañía de extraños o de cualquier persona para no caer en depresión, por el contrario, son bastante agresivos con las personas que no conocen y únicamente son felices al lado de sus dueños.

Cuando hablamos que necesitan de sus amos, no solo hablamos de compañía, también nos referimos a la cantidad de atención que demandan estas mascotas, quienes a través de sus maullidos y ronroneos, tratan de llamar nuestra atención, y si no la consiguen pueden volverse bastante estridentes.

Para los que todavía no saben de qué raza estamos hablando, seguramente si ven este animalito, pensarán que es un gato Birmano, y no es de extrañar que hagamos esta comparación, ya que los gatos Tiffani son una mutación de pelo largo de esta raza. Sin embargo, el parecido, se genera únicamente cuando los gatos se encuentran en una edad adulta, ya que mientras son cachorros ambas especies son muy diferentes.


Escribe un comentario