Terapia asistida con gatos

Las terapias son un excelente complemento para llevar adelante un tratamiento donde la medicación sea importante. Mediante las terapias asistidas las personas tendrán de los gatos el apoyo psicológico necesario para pasar los malos momentos. Aunque parezca extraño, los gatos (como otras mascotas) son muy buenos para las personas que están en un periodo de recuperación de algunas enfermedades o están llevando adelante algunos tratamientos especiales.

En muchas civilizaciones se han vinculado a los gatos con la curación, por ejemplo en las antiguas civilizaciones, como Egipto los gatos eran usados para sanar a las personas de diferentes males. Con el correr de los años, los gatos fueron usados en las distintas terapias ya que les brindaban a los gatos el poder de tranquilizar.

De hecho, Freud empleaba gatos para que sus pacientes estén más cómodos y relajados dejando que sus ideas fluyan naturalmente y de forma más espontánea.

Este tipo de terapia es aconsejable para personas con problemas en su salud mental ayudando a encontrar el equilibrio emocional de las personas. Acariciar a un gato, o hablarle ayuda a disminuir la presión arterial.

En muchos hogares de ancianos o psiquiátricos cuentan con gatos para darle mejor nivel de vida. Otro lugar donde suelen verse a los gatos en las cárceles, de hecho, en las cárceles que cuentan con estos animales se ha comprobado que el nivel de violencia ha disminuido. Y por último, queremos contarte que los animales tienen la capacidad de mejorar la comunicación que existe entre el terapeuta y los pacientes.


Categorías

Enfermedades

Maria

Trabajo como editora de contenidos desde hace un largo tiempo, disfruto escribiendo acerca de diferentes temáticas y siento una gran curiosidad... Ver perfil ›

Escribe un comentario