Tensión Arterial Alta en Gatos


La tensión arterial alta o hipertensión, no sólo es una enfermedad que podemos padecer los seres humanos, nuestros gatos también pueden sufrir de una elevada presión arterial.

Generalmente esta enfermedad en los gatos es consecuencia de otra enfermedad, por eso en los gatos se le llama hipertensión secundaria, aunque también existe la hipertensión primaria que no es causada por ninguna otra enfermedad base, pero la secundaria es mucho más frecuente que la primaria.

Algunas de las enfermedades que pueden causar esta hipertensión secundaria son el hipertiroidismo, la insuficiencia renal crónica, la diabetes o la enfermedad de Cushing.

Pero, ¿cómo saber si mi gato sufre de hipertensión?

Los síntomas más comunes que nos indican si nuestra mascota sufre de una presión alta son: pupilas dilatadas, ceguera, desorientación, debilidad en un lado del cuerpo incluyendo las piernas, sangre en la orina, ritmo cardíaco acelerado.

Esta es una enfermedad que requiere un tratamiento y una atención especial ya que puede afectar los siguientes órganos de nuestro animal:

  • Ojos: La hipertensión puede ocasionar sangrados dentro de los ojos de nuestra mascota, así como el desprendimiento de la retina y la pérdida de visión.
  • Corazón: normalmente el trabajo del corazón se ve afectado. Se puede llegar a producir fallas cardíacas y problemas respiratorios.
  • Cerebro: las hemorragias cerebrales pueden ocasionar un desequilibrio en el sistema nervioso del gato, produciendo comportamientos extraños y demencia.

Es muy importante que se le tome regularmente la presión a su gato para comprobar que se encuentra dentro de los rangos normales (160/100mm Hg).

No se preocupe que detectada a tiempo, esta enfermedad es curable. Pero es muy importante que se su veterinario quien la diagnostique y la trate.


Escribe un comentario