Técnicas de Masajes en gatos: Fricción

Gato en sesión de masajes

Esta técnica de masajes en gatos se basa en la presión profunda sobre la piel, comprimiendo y tratando todos los planos subcutáneos.

Para masajear con Fricción, las manos no se deberán desplazar de la zona tratada del gato, permaneciendo fijas y presionando sobre la piel, cuyo lado interno será a través del cual se trate las zonas interna contra el hueso del felino. 

Este tipo de masaje requerirá de una presión firme, profunda y rítmica por parte del masajista, ya seas tú o un profesional, y proporcionarlo, de forma estática o mantenida, con las manos juntas presionando sobre un punto. Asimismo, para otros movimientos o zonas, se pueden utilizar los talones e las manos, en forma de puño y el codo.

En zonas mas amplias, como las extremidades y el dorso, se debe colocar los dedos entre la piel del gato y masajear siguiendo la dirección de los músculos.

Un gato masajeando a otro

Con esta técnica de masaje para gatos se conseguirá un mejor flujo sanguíneo y se estimulará la eliminación de residuos y restos de los procesos metabólicos, además de permitirnos tratar puntos dolorosos o reflejos en el felino.

Recuerda que, sobre todo, esta técnica se basa en la energía y fuerza con que se aplica el masaje, por lo que seria conveniente que se encargara un profesional de tratar a tu gato, pues un movimiento mal o una presión excesiva podría causarle una lesión a tu mascota.

Más información en: Masajes para gatos


Escribe un comentario