Sobrealimentación en los gatos

 

 

Cuando tenemos un gato lo más probable es que coma, o bien comida natural, de las sobras o comida que nosotros le preparemos a él o ella exclusivamente, o bien comida enlatada o pienso para gatos que podemos encontrar en la mayoría de las tiendas.

Casi siempre, al principio de comprar pienso, medimos muy bien la cantidad para nuestro gato (más aún cuando lo tenemos desde pequeño) y lo único que hacemos es, de vez en cuando, darle algún caprichito de comida. 

Pero cuando pasan los meses, o incluso los años, dejamos de medir lo que le damos y lo echamos a ojo, haciendo que pueda tener más cantidad de la que debiera y, por ello, provocarle sobrepeso.

Quizás pienses que no se lo va a comer todo, que cuando esté saciado lo dejará pero no es así. Los gatos suelen terminarse todo lo que hay en el plato, a deshoras, y eso repercutirá en su salud.

Al igual que no debemos dejarle la comida durante todo el día (sino enseñarle que debe comer a una determinada hora) y darle de comer varias veces al día, no sólo una al día, también nos tenemos que acostumbrar a medir siempre la cantidad de pienso que vamos a darle. 

Puede que, en alguna ocasión, se quede con hambre, eso puede pasar, o pensamos que pasa porque relame mucho su plato y busca más comida. En esos casos puedes echarle un poco (pero hablamos de unos 50 gramos) y no siempre; es como un premio, pero no debe acostumbrarse a él. Lo que le damos es lo necesario para él (según su peso) y, salvo enfermedad u otro acontecimiento (embarazo), no debemos pasarnos de lo que pone la bolsa de pienso.


Escribe un comentario