Síntomas del golpe de calor en gatos

Gato tumbado

Con la inesperada drástica subida de temperaturas en algunas zonas del país, se hace necesario hablar de uno los problemas más frecuentes que pueden tener nuestros gatos, especialmente si salen al exterior: los golpes de calor.

A estos animales les encanta tomar el sol, pero a veces pasan bronceándose demasiado tiempo, y pueden acabar poniendo en riesgo su salud. Para prevenir que eso ocurra, tenemos que saber cuáles son los síntomas y cómo prevenirlo.

Los felinos son mucho más sensibles a nosotros al exceso de calor, ya que no tienen glándulas sudoríparadas distribuidas por todo el cuerpo, sino que se encuentran sólo en las patas y en general en las zonas donde tienen menos pelo. Para disminuir la temperatura corporal dedican mucho tiempo a lamerse, manteniendo el pelaje liso.

El golpe de calor puede suceder en cualquier momento siempre y cuando la temperatura y la humedad ambientales sean muy altas. Ambos factores sucediendo al mismo tiempo provocan que las reservas de azúcar y sales minerales disminuyan de tal modo que el animal puede perder la vida en tan sólo quince minutos. Es por ello que es tan importante que, si lo vas a llevar al veterinario o de viaje, no lo dejes nunca con todas las ventanas cerradas, ni siquiera en la sombra.

Gatito verano

Los síntomas del golpe de calor en gatos son:

  • Temblores musculares
  • Vómitos
  • Tensión alta
  • Dificultad para respirar
  • Apatía (no se mueve)

Si crees que tu gato está teniendo uno, debes de llevarlo a un sitio fresco y aplicarle paños húmedos (no muy fríos) en la cabeza, cuello, axilas e ingles. Así podremos evitar que sufra un posible daño cerebral, ayudando a que la sangre llegue al cerebro. También debes de ponerlo debajo de un chorro de agua -que no salga demasiado fría- hasta que veamos que va volviendo a respirar con normalidad.

Gato tomando el sol

Recuerda que no se debe de envolver nunca con toallas ni de utilizar agua helada, ya que en ambos casos su salud podría verse seriamente perjudicada: la toalla no dejaría que la calor disminuyera, y el agua helada podría dañar el cerebro. Por último, una visita al veterinario no está de más para comprobar que nuestro gato se ha recuperado bien del golpe de calor. Para evitar que le suceda de nuevo, durante la época de más calor humedécele el cuerpo con paños húmedos frescos (pero sin llegar a estar fríos), y controla su ingesta de agua. Si ves que bebe poca, dale pienso húmedo. La falta de agua es una causa de riesgo para tener golpes de calor.

Ayúdale a que él también pueda disfrutar del buen tiempo.


Categorías

Enfermedades

Monica Sanchez

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos... Ver perfil ›

2 comentarios

  1.   ivo dijo

    Hola. Mi gato (persa gris) posiblemente tuvo un golpe de calor, ya que apareció muy decaído y estaba deshidratado (a pesar de tener montones de agua para beber)
    Estuvo 2 días internado con suero y ya está en casa nuevamente. Nunca supieron a ciencia cierta que tuvo, ya que todos los análisis que le realizaron salieron bien, tanto de sangre como radiografías y ecografías…
    Sigue como cansado, flojo. Nada que ver que al inicio, pero lejos de estar 100% recuperado.
    ¿Es normal que se demore días en volver a la normalidad?
    Si come, pero no quiere beber mucha agua.
    Donde vivo sigue haciendo calor (unos 30 grados a diario)
    Gracias!

    1.    Monica Sanchez dijo

      Hola ivo.
      Al registrarse esas temperaturas, sí, es normal.
      Mi consejo es que le des pienso húmedo, al menos hasta que se recupere ya que así ingerirá más agua y se irá sintiendo mejor.
      Humedece toallas con agua fría para que pueda tumbarse en ellas, y no pasar tanta calor.
      Un saludo.

Escribe un comentario