Regalar un gato en Navidad

Gatitos en Navidad

Ya quedan muy pocos días para Navidad, unas fiestas que a los niños les encanta. Es el momento en el que la familia se reúne para cenar, y compartir regalos. Hablando de regalos, ¿tu hijo le ha pedido a Papá Noel o a los Reyes Magos un gato? Es algo muy habitual, pero es importante asegurarse de que realmente quiere tener uno y de que se va a pasar tiempo con él, ya que de lo contrario ese animal podría acabar en un refugio o, en el peor de los casos, abandonado a su suerte en la calle.

Regalar un gato en Navidad o en cualquier época del año es recomendable que se evite, a menos que estemos totalmente seguros de que va a estar en un hogar definitivo donde se le va a querer y cuidar como se merece.

Los gatos son seres vivos. Nuestro compromiso para con él empieza desde el momento en el que decidimos llevar uno a casa hasta el fin de sus días. Estos son animales que dan mucho cariño, pero que necesitan que nosotros pongamos de nuestra parte, es decir, que le demos todos los cuidados que precise para que pueda tener una vida feliz.

Otra de las cosas que hay que tener en cuenta es que no se puede regalar un gato a un niño sólo porque lo esté pidiendo. A veces les da igual tener un gato que una bicicleta. En estos casos, si finalmente se va a adoptar o comprar un gatito, lo más probable es que sólo los padres terminen cuidando del animal.

Gatito como regalo de Navidad

Tener un gato, o un perro, es una responsabilidad. Lamentablemente, son muchos los que no tienen suerte, sea de raza o mestizo. Los refugios de animales están llenos de ellos, y son muy pocos los que terminan en buenos hogares.

Regalar un animal debe ser un acto responsable para que tanto el humano como el gato puedan ser felices.


Escribe un comentario