Razas: Persa Tabby

Gato Persa Tabby trepado a un árbol.

Como lo indica su nombre, el Persa Tabby constituye una cruza de los famosos gatos persas, originado en Europa en el siglo XIX y exhibido por primera vez en 1927 en Paris.

Por su elegancia y tranquilidad, ha sido considerado una raza ideal de gatos de compañía, y, pese a la fama de su especie, suele ser en extremo sociable y cariñoso hasta con los extraños, siendo una conducta normal que se acerque muy tranquilo a una visita de la casa para recibir sus merecidos mimos, a los que es adicto.

Si bien es curioso como todo gato, el Persa Tabby muestra un nivel de actividad bajo, propenso al letargo. Le gusta la tranquilidad y el orden. Todas estas características de pasividad se ven reflejadas en la ausencia de los típicos problemas o inconvenientes de los que se suelen quejar los dueños de gatos, como la ruptura de cosas por treparse o saltar, o los más comunes muebles y sillones victimas de las uñas de los gatos. El Persa Tabby, en este sentido, es muy juicioso.

Si en la casa habitan niños u otros animales, se deberá vigilar y educar para que no molesten o traten con brusquedad a nuestro gato, ya que ante este tipo de circunstancias, se suele mostrar un poco quisquilloso y malhumorado.

Gato Persa Tabby agazapado.Físicamente su principal distinción resulta del pelaje,  principalmente por su distribución, pudiéndose encontrar en tres variaciones:

  • Moteados (Spotted): alternando bandas claras y oscuras, se presentan en forma circular por todo el pelaje.
  • Veteados (Blotched): esta distribución se caracteriza por la “M” que se les suele marcar en la frente a los Persa Tabby, complementando el conjunto con amplias franjas en el cuerpo, líneas oscuras en las mejillas, collares pectorales y anillos en la cola y patas. Así mismo, pueden presentar manchas semejantes a mariposas sobre las paletillas.
  • Atigrados (Mackerel): los pelajes atigrados son los más fieles a los Persas Tabby originales, y la variedad más atractiva junta a la veteada. Como lo indica su nombre, su pelaje presenta un diseño muy similar a sus pariente los tigres, distribuyéndose a partir de una raya que sigue la columna longitudinalmente, perpendiculares a la cual se expanden otras franjas mas estrechas y paralelas entre si.

En cuanto a los colores, se pueden encontrar Persas Tabby chocolate, crema, negros, rojos, azules o la combinación de alguno de estos, en cualquiera de sus variedades.

Mientras que para el cuidado y la higiene de un gato Persa Tabby, solo tendrás que prestar especial cuidado en el cepillado de su pelaje, ya que, como todo gato de pelo largo, es propenso a enredarse y la formulación de nudos. Y en el caso de esta raza, el viejo mito de que los gatos odian el agua no es cierto, ya que si se acostumbra a estos gatos desde pequeño, aceptarán darse un baño como algo normal.

También te corresponderá vigilar de cerca la actividad física de estos gatos, pues como te comentábamos antes, por naturaleza no es muy dado a una vida activa, pudiendo tender a engordar o generar otros trastornos. Una sesión de juegos diaria, además de generar un momento divertido para el dueño y la mascota, constituirá un buen ejercicio y permitirá mantener saludable al Persa Tabby.

Foto Vía: Marit


Escribe un comentario