Razas: Gato Persa

Uno de los gatos más conocidos en España es el gato persa que, aunque no es español, sí se ven muchos gatos de este tipo.

En realidad, el gato persa proviene de Persia (actual Irán) y fue introducido en Europa en el 1700 por Pietro della Valle, un aventurero que, tras un viaje a Persia, se trajo uno de estos gatos.

Un siglo después los gatos llegaron a Francia e Inglaterra y de ahí se extendieron a otros países europeos y de todo el mundo.

El gato persa se caracteriza por un manto espeso y sedoso. Su color puede ser muy variado, no tiene colores únicos pero sí hay connotaciones importantes en cada color. Por ejemplo, los gatos negros no deben exponerse al sol para que no se vuelva su pelaje marrón; los tricolor suelen ser normalmente hembras y, para la crianza, siempre se usa machos bicolor; o los machos azul-crema son estériles.

Como siempre, habrá algunas excepciones.

Los gatos persa tiene una estructura fuerte, patas cortas y muy musculoso. Su cabeza suele ser redondeada y tiene unas orejas pequeñas y separadas lo que hace que le aparezca un mechón en el centro de su cabeza.

Este gato es muy cariñoso con sus dueños pero tiene mucho carácter. Aún así, no es apto para cazar.


Escribe un comentario