¿Qué serías capaz de hacer por tu gato?

Gatito

”Mi gato se ha vuelto loco: se sube por las cortinas, me araña los muebles, … ¡incluso ha empezado a jugar con mis manos! ¡Oh, no! ¿Qué puedo hacer? Y lo peor no es eso, no: lo peor es que… bueno… le adoro y aún así me muerde. Le compro todo lo mejor: cama cara, juguetes,… y así es como me lo agradece. ¿Qué estoy haciendo mal?”.

…Bueno, este primer párrafo representa una situación hipotética, pero lamentablemente puede ocurrir. Da pie al verdadero comienzo de este artículo, cuyo tema principal, en forma de exclamación es precisamente esa: ¿qué serías capaz de hacer tú por tu gato si te vieras en una situación así?

Queremos y respetamos a los gatos. Les dejamos dormir en nuestro sofá, y quizás no nos importe compartir nuestra cama con ellos. Algunos incluso les dejamos que coman en nuestra mesa, ¡si tienen vajilla propia y todo! Son adorables.

Sí que lo son. Pero debemos de encontrar el equilibrio entre ambos extremos, o dicho en otras palabras: no debemos humanizarlos, es decir, que debemos tratarlo como lo que es: un gato. Muchos comportamientos extraños son debido a una educación no del todo correcta. El hecho de que se les castre/esterilice a una edad cada vez más temprana, además de otros factores como no poder salir al exterior, o nuestro frenético estilo de vida, está haciendo que muchos gatos acaben, literalmente, con ganas de morder la cámara de fotos esa nueva que te acabas de comprar.

Gato

Pero ahí viene lo bueno: no lo hacen con mala intención. Debemos pararnos por un momento a pensar en qué es realmente lo mejor para él. Muchas veces sucede que le compramos una de las mejores camas, y sin embargo… prefiere dormir en un cojín en el suelo o en una silla. No pasa nada. Tenemos que dejarle ser como es, y no tratar de ”moldearlo” a nuestro gusto.

Si te muerde o te araña, no dudes en comprarle un rascador y en pasar más tiempo con él. Lo agradecerá.


Escribe un comentario