Qué hacer si el gato se orina en la cama

Gato y humano

¿Tu gato ha hecho lo que no tendría que haber hecho en la cama? Si bien las ”sorpresas” son hasta cierto punto normales si es un gatito que está aprendiendo a hacer sus necesidades, en el caso de que sea adulto es un motivo más que suficiente para preocuparse, pues llega un momento en la vida de todo felino doméstico en el que aprende a usar su bandeja higiénica, y cuando no es así, es porque algo le ocurre.

Así pues, veamos qué hacer si el gato se orina en la cama.

1.- No regañarle

Es fácil sentirse un poco mal, e incluso enojado, cuando el gato hace sus necesidades en la cama, pero además de hacernos sentir mal en realidad no servirá de nada regañarle, ya que él no asociará el enfado con lo que ha hecho ya que probablemente haya pasado bastante tiempo.

Además, tampoco hay que pegarle ni gritarle, nunca. De hacerlo sólo conseguiremos que nos tenga miedo.

2.- Observarlo

Sí, obsérvalo. Comprueba a ver si puede ir a su bandeja higiénica a hacer sus necesidades normalmente y sin esfuerzo. En el caso de que veas que le cueste, que sienta dolor y/o picor, que tiene problemas de algún tipo o que en la orina y/o heces hay presencia de sangre, es muy importante que lo lleves al veterinario para que lo examine, pues podría tener una infección.

3.- Limpiar la bandeja higiénica

El gato es un animal muy limpio que no hará sus necesidades en el arenero si éste está sucio. Por ello, es conveniente quitar las deposiciones a diario y limpiar la bandeja, como mínimo, una vez por semana. Dependiendo de la arena para gatos que use tu peludo, podrás volver a rellenar la bandeja con ella hasta un mes.

4.- Liberar el estrés

Además de limpio, es también muy sensible. Si el ambiente familiar está tenso, o si el animal vive estresado, lo normal es que haga sus necesidades allá donde pueda. Así pues, si estás pasando por una mala época, no dudes en salir a dar una vuelta, hacer ejercicio, o hacer lo que más te guste para conseguir estar tranquilo/a. Tu amigo de cuatro patas te lo agradecerá, y ambos viviréis mejor 😉 .

Gato en la cama

Nunca hay que tratar mal a un gato; él nunca lo haría.


Escribe un comentario