¿Pueden ser amigos los gatos y los niños?

Niña con gato

Soy de las que piensan que los niños, siempre que se pueda, deberían de poder tener contacto con un perro o con un gato, o con ambos, ya que así crecerían teniendo un amigo diferente, un amigo peludo, en casa, a quien deben aprender a cuidar durante todos los años que viva el animal. Pero la realidad es que muchas veces ese animal no es más que un capricho que acaba viviendo en la calle o en un refugio. Para evitarlo, es fundamental que toda la familia esté de acuerdo con convivir con un animal, y que quiera (y pueda) responsabilizarse de él.

Pero ahora, te lanzo una pregunta ¿crees que pueden ser amigos los gatos y los niños?

Los gatos son más pequeños (excepto algunas razas, como la Savannah) que los perros, por lo que tienen un cuerpo más frágil. Pero, además, tienen uñas que les sirven para escalar y cazar. A ello hay que añadirle que la manera de jugar de los felinos es distinta al de los humanos: los niños tienen tendencia a cogerles de la cola, y a hacerles cosas que a los felinos no les gusta; los gatos usan sus uñas para prácticamente todo, y si se siente incómodo o acorralado, si no puede huir, atacará.

Es muy importante que tanto los niños como los gatos aprendan a convivir, respetándose mutuamente. Si ocurre algún problema, no hay que echarle la culpa a uno o a otro, pues no serviría de nada, sino que hay que saber por qué ha ocurrido, y buscar entonces una solución. Por ejemplo, si el gato le ha hecho daño al niño, hay que enseñarle a jugar sin arañar ni morder, apartando la mano y deteniendo el juego cada vez que veamos que tiene intención de hacerlo.

Gato con niño

Los gatos y los niños pueden ser buenos amigos, siempre y cuando haya respeto y confianza por ambas partes. 😉


Categorías

Curiosidades

Monica Sanchez

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos... Ver perfil ›

Escribe un comentario