Problemas de conducta y emocionales en los gatos

Problemas de conducta

En los gatos, la ansiedad, por ejemplo no es una enfermedad. Para ellos, las emociones desagradables son una respuesta defensiva a las circunstancias en las que un gato se puede encontrar. Durante la tensión, la adrenalina actúa en segundos, mientras que el cortisol tiene una actuación más larga, de apoyo a la respuesta a la tensión.

Cuando la corteza cerebral del gato considera que hay una amenaza, se comunica a través del sistema límbico con el resto del cerebro y desencadena una serie de cambios químicos de acción breve que afectan a todo el cuerpo y que son vitales para sobrevivir. Estas circunstancias químicas se disipan con la actividad, como por ejemplo, escapar del peligro.


En situaciones de tensión crónica los cambios químicos se producen pero no se detienen. En el cerebro hay regiones diferenciadas como la corteza cerebral y el cerebelo, pero todas están conectadas mediante el sistema límbico. La función límbica varía ligeramente entre las razas. Un estudio británico reciente halló que los siameses y los birmanos son las razas que más se tratan por problemas de conducta.

Los gatos desarrollan temores racionales, por ejemplo a las clínicas veterinarias, pero también miedos irracionales a señales, sonidos o situaciones amenazadoras. La ansiedad es normal en muchas circunstancias, pero puede volverse excesiva en situaciones como el ir en coche. Esto puede provocar ataques de pánico o conductas compulsivas. Si el gato se lame o asea de forma compulsiva, maúlla repetidamente o chupa tejidos, puede que esté sufriendo un problema físico o trastorno obsesivo compulsivo.

También la incapacidad de relajarse es una forma de ansiedad felina común en los gatos de edad avanzada. La depresión puede ser difícil de diagnosticar. Puede manifestarse en la disminución del apetito, irritabilidad y letargo.

Realmente por naturaleza el gato suele controlar sus emociones, pero la tensión reprimida debe de liberarse. Después de un episodio de tensión, como una visita al veterinario, puede que el gato arremeta agresivamente contra alguien o algo.


Categorías

Enfermedades

Rosa Sanchez

Puedo decir que el gato puede ser el mejor amigo del hombre. Rodeada siempre de ellos me impresionan y me maravillan por la gran capacidad que tienen... Ver perfil ›

Escribe un comentario