Prisiones americanas ingresan gatos a nuevos programas carcelarios

Natalie junto a su nuevo dueño

Basándose en los beneficios que brinda el relacionamiento con una mascota, y sobre todo con un gato, en Estados Unidos se ha comenzado con un novedoso programa carcelario que se basa en la adopción de un gato por parte de los reclusos.

El puntapié inicial se dio en la prisión de mínima seguridad de Larch en Yacolt, estado de Washington, con el programa denominado Cuddly Catz, o gatos adorables, con el que se busca fomentar el sentido de trabajo en equipo y responsabilidad social en los reclusos que, para poder ingresar al programa, deberán pasar una selección basada en la buena conducta y seguir determinadas normas.

Para “adoptar” un gato en este programa, se forma una pareja de presidiarios que pasarán a convivir juntos en una celda (normalmente seria compartida entre 40 personas) y responsabilizarse de los cuidados que la mascota requiera.

Clementine saliendo a pasear con su nuevo dueño

Y no solo se ha visto en este programa una forma viable de impulsar la rehabilitación social de estas personas privadas de libertad, sino que también puede ser una opción más para los gatos abandonados o de protectoras de animales. En este sentido, las dos primeras integrantes del programa, las gatitas Natalie y Clementine, tenían tras de si historias de vida para nada fáciles, por lo que también ellas tuvieron que enfrentar un gran cambio al pasar de la noche a la mañana a ser el centro de atención de sus nuevos dueños.

Hasta le momento el programa Cuddly Catz ha sido considerado favorable, por lo que ya está previsto ingresar ocho gatos más y brindar una oportunidad de fomentar su rehabilitación a otros 16 presidiarios.


Un comentario

  1.   julissa diaz javier dijo

    Me encanta este nuevo programa es como un alisiente entre tantas cosas malas

Escribe un comentario