Por qué se pelean los gatos

Gatos peleando

Las peleas nunca son agradables, y menos cuando son tus peludos los protagonistas de las mismas. Los gatos cuentan con unas garras muy afiladas y unos colmillos propios de los felinos con los que se pueden hacer mucho daño. Ellos lo saben, y por este motivo evitan el conflicto siempre que pueden.

Sin embargo, a veces se ven envueltos en una ‘discusión’ que no acaba demasiado bien. Para evitar llegar a esta situación, es conveniente saber por qué se pelean los gatos, así nos será mucho más fácil detener el conflicto.

Peleas por territorio

Los gatos son unos animales muy territoriales. Tanto los que viven dentro de casa como aquellos que lo hacen en el exterior, dedican mucho tiempo a explorarlo y a restregarse dejando sus feromonas para que los demás sepan que esa zona le pertenece a él. Hasta aquí todo bien, pero ¿qué ocurre si introducimos un nuevo animal? Nuestro ‘viejo’ amigo se puede sentir realmente mal, hasta el punto de que si no se siguen las pautas de socialización, las peleas entre ellos serán frecuentes.

Peleas por comida

No es algo que ocurra a menudo, menos en las casas, pero si estás cuidando de una colonia felina y de vez en cuando les quieres llevar algo especial… antes de poner el comedero en el suelo, asegúrate de que todos podrán degustar la comida. De lo contrario, se pelearán por ella y esto es algo que puede acabar mal, especialmente si hay alguno que sea más fuerte que los demás.

Peleas por celo

Los gatos machos que tienen acceso al exterior (o que viven en él) y no están castrados, si perciben el olor de una hembra en celo es casi seguro que, si se encuentran con otro de su especie, termine peleándose con él. El resultado puede ser que uno de los dos contagie a otro de algún virus, además de las heridas que le pueda ocasionar. Por este motivo, es muy importante vacunar a los animales y esterilizarlos, así se evitan correr riesgos.

Gato enfadado

Recuerda que un gato, si considera que tiene que pelear, lo hará sin importarle las consecuencias. Tú puedes evitarlo.


Categorías

Curiosidades

Monica Sanchez

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos... Ver perfil ›

Un comentario

  1.   Mercè dijo

    Tengo 9 gatos, 8 tienen 4 meses, juegan muchísimo, a pelearse de mentira, a perseguirse, cazarse… todo un espectáculo. Un buen rascador es fundamental, sólo levantarse van allí a afilarse las uñas, y si es grande, gastan mucha energía, subiendo y bajando de él escalando o saltando.
    Luego duermen todos juntos y se lamen unos a otros, parece que se quieren mucho. Sigo aconsejando adoptar dos hermanos o su vida será un aburrimiento.
    La madre no participa, pero tampoco está de humor, le duele la boca, que ya explicaré.
    Supongo que son jóvenes y por eso ninguno marca, ni roza, ni nada por el estilo. Dicen que los machos no son fértiles hasta el año.
    La comida la tienen todos disponible siempre, pienso (sano, con pato, verduras y cereales) y comida preparada dos o tres veces al día (más sana aún y económica), todos por igual, con dos recipientes bien grandes para que quepan sus cabecitas.
    Si tienen hambre y no tienen comida se pondrán nerviosos y empezarán a morderlo todo…
    Pero algo quiero comentar, de pequeñines es conveniente cortarles un poco las uñas. Los míos se “peleaban” por coger la tetilla con más leche, y para quitar al hermano de mamar se apartaban a manotazos con las garras, siempre en la cara.
    Dos tuvieron importantes lesiones en un ojo cada uno. Les han quedado como una mancha en la cornea (parte transparente) que no sé si con el tiempo desaparecerá del todo. Pero el susto que me llevé no me lo quita nadie, al ver como les sangraba el ojo.
    He visto machos adultos pelearse, normalmente el más débil sale corriendo ¡Por la calle! No sé qué es más peligroso si las enfermedades que se pueden contagiar, o las heridas de garra o peor aún de coche. Las hembras también persiguen a las rivales, la mía lo hacía.
    Y por cierto, los gatos que se acercaban a mi gata, si podía les ponía una pipeta anti-todo, por si acaso.

Escribe un comentario