Por qué mi gato se come el plástico

Gato de ojos verdes

Hay algunos comportamientos de nuestros gatos que son extremadamente raros, como el comer cosas que no son comestibles. Cuando esto ocurre, siempre hay detrás una causa que debe ser atendida, ya sea estrés, ansiedad, o incluso un trastorno alimenticio que se conoce como pica, y que le lleva a comerse plásticos, tela, arena, en definitiva, cosas que no debería de llevarse a la boca.

Si tu peludo ha empezado a hacerlo, sigue leyendo pues te vamos a decir por qué mi gato se come el plástico.

El gato es un animal mucho más sensible de lo que parece, y cualquier cambio en su rutina puede suponerle un trauma, hasta el punto de que puede acabar con depresión y/o ansiedad. Pero además, hay que tener en cuenta que necesita tener cubiertas sus necesidades básicas: tanto las alimenticias, como las de ejercicio físico.

Y es que pocas veces pensamos en ello, pero si no hace nada de ejercicio, si se pasa el día en casa sin moverse, se va a aburrir tanto que va a hacer lo que sea para descargar esa energía que lleva dentro. Una de esas cosas puede ser comer plástico. Así que, ¿por qué come este tipo de cosas?

Gato relajado

Son muchos los motivos por los cuales puede hacerlo, que son:

  • Aburrimiento: como no tiene nada mejor que hacer, se pone a masticar plástico.
  • Le gusta el sonido: tanto, que a veces en vez de jugar con él, puede ingerirlo.
  • Tiene un sabor agradable: hay algunos plásticos que tienen un sabor que le gusta a los gatos.
  • Siente dolor o molestias en los dientes: por lo que mastica el plástico para aliviarse.
  • Tiene ansiedad o estrés: si está muy ansioso o estresado, ese nerviosismo le puede provocar la reacción de lamer o masticar el plástico.
  • Busca limpiarse los dientes: a veces puede ser que simplemente trate de limpiárselos.
  • Quiere aliviar la digestión: cuando come mucho más de lo que está acostumbrado, puede llegar a lamer o masticar el plástico sin tragarlo con el fin de aliviar la sensación de pesadez en el estómago. Y es que así las enzimas digestivas llegan algo más rápido a dicho orgáno, por lo que la comida se comienza a digerir antes.

Aún así, si ves que tu amigo se come el plástico, es importante no dejarlo pasar. No es normal que lo haga, y de hecho le puede ser muy perjudicial, ya que se podría atragantar o acabar teniendo problemas para respirar, por lo que no está de más hacerle una visita al veterinario.


Escribe un comentario