Mi gato no se deja acariciar, ¿por qué?

Gato en el exterior

A todos nos gustaría poder decir que tenemos un gato cariñoso al que le encanta que le acaricien y le hagan mimos, pero lamentablemente no a todos los peludos les gustan las caricias, especialmente si han sido recogidos de la calle o si durante su más tierna infancia no han tenido mucho contacto con los humanos.

En este artículo vamos a hablar sobre por qué mi gato no se deja acariciar y qué puedes hacer para que tu peludito no se ponga tan nervioso cuando le estáis dando cariño.

¿Por qué mi gato no se deja acariciar?

Existen varios motivos por los cuales un gato no quiere que le toquen. Las principales son:

  • No ha tenido mucho contacto con las personas, ya sea porque ha estado viviendo en la calle o porque, aún y estando en un hogar desde cachorrito no ha pasado tiempo con la familia.
  • Ha tenido una mala experiencia con alguien que lo cogía o lo acariciaba. Y, aunque el tiempo pase, la memoria felina es muy buena y se acordará siempre.
  • Siente dolor en alguna parte de su cuerpo. A veces se puede hacer daño, o puede estar desarrollando una enfermedad, así que si notas que no se encuentra bien, no dudes en llevarlo veterinario.

¿Cómo se acaricia a un gato?

Gato con collar

Puede parecer algo muy simple, pero si no tienes mucha experiencia el animal puede pensar que eres algo brusco o que haces movimientos muy rápidos. Para el gato, el ser humano es muy grande, por lo que si queremos que se nos acerque, te recomiendo seguir este paso a paso:

  1. Sitúate enfrente de tu gato, y siéntate en el suelo.
  2. Invítale a acercarse ofreciéndole golosinas para gatos. Si ves que te ignora, échale alguna de manera que quede cerca de su posición, y luego otra pero esta vez que quede más cerca de ti.
  3. El gato lo más probable es que no dude en acercarse a ti, por lo que una vez lo tengas cerca, deja que te huela, y si quieres, dale alguna golosina.
  4. Ahora, deja que huela tu mano, y pásale los dedos suavemente por la cabeza.
  5. Si le gusta, puedes acariciarle la espalda hasta llegar a la cola; sino, tendrás que conformarte con acariciar su cabecita en el día de hoy.

Repite estos pasos varias veces al día durante un tiempo, y ya verás como poco a poco conseguirás que tu gato se deje acariciar por ti.

Todo para tu gato
Cuida a tu gato como se merece con estas recomendaciones que te hacemos y que le encantarán. Además, puedes aprovechar alguna de las ofertas que hay ahora mismo disponibles:
CamasÁrbolesComida

Categorías

Curiosidades

Monica Sanchez

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos... Ver perfil ›

2 comentarios

  1.   Mary dijo

    Tengo una gata que la cogi de una protectoa,tenia 4 meses,me gmucho y se hizó muy simpática con mi hijo que jugaba siempre con ella la coji por el por que no paraba de decirme que comprasemos uno-una,en fin,lo que pasa que ahora ya hace unos6 años vive conmigo por que la mujer de mi hijo no le gustán los gatos(pero cuando venia a mi casa si jugaba con ella).
    Desde que l tengo juego con ella parece un buen futbolista y sobre todo una buena portera ya que lo coge tod cuanto le tiras pero no se deja acariciar y sobre todo cogerla,no se deja para nada,hay veces que me gustaría cogerla abrazarla y sentirla entre mis brazos pero esto és impoble ¿Qué puedo hacer?.
    Soy muy feliz con ella y es muybonita para mi.
    Gracias

    1.    Monica Sanchez dijo

      Hola Mary.
      Prueba a darle de vez en cuando latas o premios para gatos. A ellos les encanta y tú puedes utilizar esta comida para conseguir que te tenga más confianza. Mientras esté comiendo, acaríciale la espalda como aquel que no quiere la cosa: dos o tres caricias y retiras la mano. Así durante varios días.
      Poco a poco verás como se irá acercando a ti, restregándose contra tus piernas.
      Por cierto, cuando te mire, entrecierra los ojos un poco. Así le transmitirás un mensaje muy bonito: que la quieres y que puede confiar en ti. Si ella hace lo mismo, entonces es porque el aprecio es mutuo.
      Un saludo.

Escribe un comentario