Por qué mi gato me ataca brutalmente

Gato adulto enfadado

Aunque no es lo habitual, a veces nos encontramos en la situación en la que el gato se muestra muy nervioso. Puede llegar a estar tan tenso, a sentirse tan incómodo, que las probabilidades de que termine atacándonos son muy altas a menos que lo dejemos tranquilo con la puerta de la habitación abierta con el fin de que pueda marcharse a otra si así lo desea.

Si tu peludo a veces se comporta de una manera que no debería y te estás preguntando por qué mi gato me ataca brutalmente, en este artículo te voy a decir cuáles son las posibles causas de su comportamiento y qué puedes hacer para evitar que vuelva a portarse de ese modo.

¿Por qué ataca un gato?

El gato es un animal depredador por naturaleza. En estado salvaje, incluso aunque esté viviendo en una casa y tenga permiso para salir al exterior, dedicará un tiempo a cazar. Pero si además no está castrado, cada seis meses, en época de celo, va a ir en busca de pareja.

Esto significa que tanto si es un macho como si es hembra va a recorrer distancias más o menos largas con el fin único de aparearse. Por el camino dejarán feromonas, las cuales cuando sean detectadas por otro gato, le ayudarán a saber en qué dirección se ha ido. Pero, ¿qué ocurre si dos machos se cruzan? Cuando eso ocurre, y si hay una hembra en celo cerca, lo más probable es que se peleen.

Ahora bien, no sólo puede atacar como consecuencia del cambio hormonal que se produce en su cuerpo con motivo del celo, sino que también puede hacerlo si se ha estado sobreprotegiendo o, por el contrario, castigando al gato. Hay que tener en cuenta que, aunque digamos que es un gato doméstico, en realidad todavía no se ha domesticado del todo. Hace lo que quiere y cuando quiere.

Por este motivo, pienso que es muy, muy importante dejarle ser lo que es: ni más ni menos que un gato que necesita arañar -aunque sea un rascador-, comer carne, perseguir cosas -juguetes-, y por supuesto, dormir durante 16-18 horas si es adulto (hasta 20h si es un cachorro).

¿Qué se puede hacer para evitar que ataque?

Hay muchas cosas que se pueden hacer para evitar que ataque, que son las siguientes:

  • No separarlo de la madre antes de los dos meses. En el caso de que nos encontremos a un gatito bebé huérfano, lo cuidaremos y le daremos mucho cariño todos los días para que se vaya acostumbrando al contacto humano.
  • Castrarlo (no esterilizarlo) antes del primer celo. Con la castración se le extirpan las glándulas sexuales, por lo que el gato no sólo no va a tener el celo, sino que se evita también que se vuelva agresivo.
  • No sobreprotegerlo, es decir, no lo tendremos aislado en una habitación por miedo a que le pase algo… pues si están las ventanas y la puerta cerrada, no le va a ocurrir nada. El gato necesita hacer vida con la familia, jugar con ella, que le den cariño y compañía, en definitiva, necesita ser feliz.
  • No castigarlo. Es probable que haga cosas que no nos gustan, pero gritándole o pegándole sólo se va a conseguir que nos tenga miedo. Lo más recomendable es decirle un NO firme (pero sin gritar) cada vez que haga algo mal, y darle premios cada vez que se porte bien. De esta manera, los comportamientos no deseados tenderán a desaparecer.
  • Llevarlo al veterinario para ver si siente algún tipo de dolor. A veces, si tiene alguna pequeña fractura o ha contraído una enfermedad, puede comportarse de manera agresiva.
  • Pedir ayuda a un etólogo felino. Si se ha llegado a una situación en la que el gato vive con un estrés continuo, hay que pedir ayuda a un profesional.

Gato enojado

Esperamos que con estos consejos tu gato y tú podáis volver a vivir tranquilos y felices 🙂 .


Categorías

Curiosidades

Monica Sanchez

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos... Ver perfil ›

Escribe un comentario