Por qué mi gato maúlla mucho

Gato maullando

Los gatos no suelen ser animales muy habladores, así que no es de extrañar que alguna vez nos preguntemos por qué mi gato maúlla mucho. Y es que lo cierto es que con el maullido nos pueden decir muchas cosas: desde que quiere probar un bocado de tu comida, hasta que se encuentra mal.

Así, para tratar de averiguar lo que nos está tratando de decir, es conveniente tener en cuenta el momento en el que el peludo nos está maullando.

Durante el día a día, tu gato puede maullar en estas situaciones:

  • Cuando te ve llegar: es muy frecuente. Cada vez que abres la puerta él te está esperando, con una mirada muy tierna y, por supuesto, con un saludo felino; es decir, maullido y quizás pidiéndote que le des alguna caricia.
  • Para solicitar mimos: sobretodo aquellos gatos que son más cariñosos, no dudan en acercarse al humano para que le den una buena ración de mimos. Pero antes, se lo hacen saber con unos maullidos.
  • Si quiere pedirte algo (comida o juegos): los gatos suelen maullar para decirle al otro gato que quiere jugar, algo que también hará contigo. Si ves que se pone a jugar con el juguete que más cerca tenga, ya sabes lo que toca, pasarlo bien.
    Por otra parte, cuando entras en la cocina y tu peludo te sigue, es más que probable que acabe maullando para ver si consigue un poco de comida.
  • Estrés: si recientemente ha aumentado la familia, quizás sea que esté estresado. Una manera de ayudarle con la adaptación es la de utilizar productos de venta en tiendas de animales o en clínicas veterinarias que le ayuden a estar más tranquilo.
  • Celo: ¿tu gato o gata está en celo? Si es así, la causa más probable de sus ”interminables” maullidos es que está llamando a una posible pareja gatuna para tener descendencia. Lo más recomendable en estas situaciones es la de castrar/esterilizar al animal.

Gatito

¿Conoces otras situaciones en las que el gato maúlle?


Escribe un comentario