Mi gato duerme mucho, ¿por qué?

Gato con gafas durmiendo

Un gato sano pasa muchas horas durmiendo; tanto es así que si es un cachorro puede estar planchando la oreja en torno a las 18h diarias, mientras que si es un adulto se pasará en su cama alrededor de 16h. Es, indudablemente, mucho tiempo, pero esto tiene su razón de ser: resulta que todos los animales depredadores descansan todas las horas que pueden, ya que así tendrán toda la energía que necesitan para poder tener muchas posibilidades de cazar a sus presas a la primera, y si no lo consiguen, aún tendrán fuerzas para volver a intentarlo.

Pero a veces nos encontramos en la situación de que nuestro amigo descansa más de lo normal, y será entonces cuando tengamos que preocuparnos y averiguar por qué. Así pues, descubramos por qué mi gato duerme mucho, y cómo tenemos que proceder en cada caso.

El gato está aburrido

Gato bostezando

Son muchas las personas que trabajan fuera de casa, y muchas las que no regresan a sus hogares hasta pasadas 10 horas, a veces más. ¿Qué hace su gato mientras tanto? Efectivamente: dormir. Esto no resultaría un problema si luego esa persona se pusiera a jugar con su peludo, algo que no siempre ocurre. Así pues, el animal termina tan aburrido que, como no tiene nada mejor que hacer, está en su cama mucho tiempo, ya sea mirando el paisaje o, simplemente, durmiendo.

Es una pena tener a un gato así. Es lógico que después de trabajar se quiera descansar, pero en las tiendas se pueden encontrar infinidad de juguetes con los cuales tanto el peludo como el humano se lo pasarán estupendamente bien, como plumeros, punteros láser, cuerdas… que se pueden utilizar mientras se está sentado/a en el sofá.

El gato tiene frío o calor

Tanto en invierno como en verano el gato se mantiene mucho menos activo, especialmente si hace mucha calor o mucho frío. Puede parecer algo ilógico, ya que a fin de cuentas, estamos hablando de un animal cuyo origen se encuentra en los desiertos, pero nuestro amigo en concreto puede no soportar ni las altas temperaturas ni las bajas. Así que mientras las temperaturas se vuelven agradables, el peludo lo más probable es que dedique su tiempo a dormir.

Durante el verano se puede llegar a tumbar incluso en el suelo, ya que está mucho más fresco que su cama; en invierno, por el contrario, puede optar por meterse debajo de tus mantas, si es que le dejas claro 🙂 ; y si además lo dejas dormir contigo, se acurrucará a tu lado para protegerse todavía más del frío.

El gato es muy joven o muy mayor

Gato naranja durmiendo

Como comentábamos al principio, los gatitos de 0 a 1 año pueden pasarse 18 horas durmiendo, incluso pueden llegar a las 20h. Su pequeño cuerpecito necesita toda la energía disponible para crecer fuerte y sano, y además rápido. Para ello, tiene que alimentarse de la mejor manera posible, jugar para que sus músculos se fortalezcan, y sobretodo dormir para recargar baterías.

Los gatos adultos, de 1 a 10 años, duermen una media de 16h. Continúan creciendo hasta los 2 años (o 2,5-3 si serán de razas grandes o muy grandes), pero a partir de entonces el crecimiento se detiene. Aún así, se mantienen muy activos, pero no tanto como cuando eran cachorros, así que ya no necesitan tanta energía como cuando eran unas preciosas bolitas de pelo.

Los gatos mayores, a partir de los 10 años, a medida que pasa el tiempo su cuerpo se va desgastando, se va envejeciendo. Pueden empezar a tener enfermedades propias de la tercera edad, como problemas en las articulaciones (artritis, artrosis), cataratas, gingivitis, etc. Veremos, pues, que poco a poco pasan más tiempo descansando que manteniéndose activos.

El gato está enfermo

Si se encuentra débil de salud, va a descansar todo lo que pueda… y más. Te contaré algo: una de mis gatas, Susty, hace años tuvo una enfermedad gastrointestinal bastante seria, hasta el punto de que nada más sentarse manchaba el suelo, o allí donde estuviese sentada. Es una gata muy activa, a la que le gusta salir a dar una vuelta y jugar. Pero no durante esos días.

En el tiempo que estuvo enferma, no se movió de su cama para nada. Y estuvo así una semana. Estaba bastante mal 🙁 , aunque al final con antibióticos y con dieta blanda consiguió recuperarse. Así pues, si sospechas que a tu amigo le ocurre algo, no dudes en llevarlo al veterinario.

Estos los síntomas más frecuentes en los gatos enfermos: apatía, fiebre (temperatura rectal superior a los 38,9ºC), vómitos, diarrea, pérdida de apetito y/o de peso, convulsiones,… y cualquier otra cosa que veas que no es normal, aunque sea un simple detalle (por ejemplo, que un día, en vez de desayunar, se quede sentado mirando el comedero).

El gato es hiperactivo

Dependiendo del nivel de actividad que haga también puede pasarse muchas horas durmiendo. Tanto es así que un gato que es hiperactivo por naturaleza va a permanecer en su cama durante largo rato hasta que haya descansado. Así que si tu amigo ves que un día está correteando por la casa sin parar durante la mañana, y luego se pasa toda la tarde en su cama, no te preocupes 🙂 .

Gato atigrado durmiendo

Como ves, un gato puede dormir mucho por varias razones; la mayoría de las veces por motivos no nos tienen que alarmar, pero insisto, en cuanto notes que algo no está bien en tu peludo, llévalo a un profesional para que lo examine.


Categorías

Curiosidades

Monica Sanchez

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos... Ver perfil ›

Escribe un comentario