Poldi y Willow, dos ejemplos de porqué identificar a los gatos

Willow, gata recuperada gracias a su microchip

Difícilmente podamos afirmar que controlamos estrictamente la vida de nuestro gato, ya que, a excepción de aquellos que viven encerrados en apartamentos, todo minino lleva una parte de su vida de forma muy independiente y prácticamente ajena a sus dueños.

Ellos salen y entran de la casa a su antojo en muchos casos, especialmente en áreas suburbanas, y durante esas salidas sus dueños no saben donde se encuentran ni que están haciendo. Normalmente regresan sanos y salvo, pero no siempre es así, y en esos casos que nuestro gato se extravía o tarda en regresar, muchas veces nuestra única esperanza de volver a verlo es que lleve una identificación, como en el caso de Willow y Poldi.

Willow es un gatita de Devon, Inglaterra, que después de haber desaparecido por no se sabe que razón durante cuatro años, fue podido ser identificada recientemente gracias al microchip que aun llevaba, lo que permitió a sus salvadores identificarla por su nombre y obtener los datos de su familia, con la que se reuniría luego de tan larga ausencia.

Y sorprendentemente, tras unos momentos de duda y timidez, Willow reconoció a su dueña y no se hizo rogar al momento de echarse una apacible siesta en el regazo de su dueña.

Poldi, gato hallado gracias a su identificación

El caso de Poldi, si bien también terminó con el reencuentro con su familia, es un poco más triste y lamentable.

Este valiente gatito amarillo fue reportado como desaparecido en 1996, y recién en el 2012 fue podido ser hallado, tras 15 años de ausencia! El pobre Poldi se encontraba en muy mal estado, desnutrido y con daños dentales, derivados de la rustica vida en los bosques que se cree llevó durante todo ese tiempo. Pero sorprendentemente, Poldi fue identificado gracias a un tatuaje que llevaba en su oreja, y tras consultar a los registros de mascotas extraviadas, se pudo dar con su antigua dueña Eveline Kosenbach.

Ambos casos son dos buenos ejemplos de que nunca hay que perder las esperanzas, y menos de cuando recuperar a nuestros amigos felinos se trata.

Ya sea un avanzado sistema de microchip, o un simple collar con su nombre y datos de sus dueños bien asegurado, una identificación de nuestro gato es indispensable e impostergable para su seguridad, por lo que si tu minino no posee ninguna forma de ser reconocido y regresado a ti en caso de extravío, soluciona esa situación de inmediato.

Una simple salida o una pequeña escapada de tu mascota bastaran para que la fortuna te juegue una mala pasada, condenándote a vivir sin tu gatito y a él de su familia. Se consciente.


Escribe un comentario