Plan de vacunación gatuno

Gatito

Uno de los cuidados que necesitan los gatos una vez que llegan a su nuevo hogar son las vacunas. Por su propia seguridad se recomienda llevarlo al veterinario el primer día que llega a casa para comprobar que su estado de salud es bueno, y empezar así el plan de vacunas para mantenerlo saludable y evitar que se pueda contagiar de algunas de las enfermedades más peligrosas que pueden tener estos felinos, como pueden ser el PIF o la leucemia felina.

Aunque no hay ninguna vacuna que proteja al 100%, se aconseja administrárselas pues es mejor que esté protegido en un 99% que en un 0%, ¿verdad? Ese tanto por ciento podría significar la diferencia entre que, llegado el momento, pueda superar mejor la enfermedad (o la evite) o la supere con más dificultad.

Especialmente si tenemos pensado tener más gatos, o si le vamos a permitir el acceso al exterior, se recomienda seguir el plan de vacunación que nuestro veterinario nos dirá. Por supuesto, no debe vacunarse a un gato que se encuentra enfermo o que pudiera estarlo, ya que entonces las vacunas podrían empeorar su situación, en vez de mejorarla.

Cada país cuenta con algunas vacunas que se consideran obligatorias, y con otras que son opcionales. En el caso concreto de España, las vacunas que se aconseja administrar son las siguientes:

  • A los 2 meses: trivalente felina
  • A los 4 meses: refuerzo de la trivalente felina
  • Antes de cumplir un año: rabia y leucemia
  • Al año: refuerzo de la trivalente felina, y si el veterinario lo considera oportuno, refuerzo también de la leucemia y de la rabia
  • Cada 3 años: refuerzo de las vacunas recibidas

Gato

Las vacunas son muy fáciles de administrar, no se le hace ningún daño al gato al momento de ponérselas, y son relativamente económicas. Y, aunque a ningún gato le guste acudir al veterinario, es importante que cuidemos de su salud.


Escribe un comentario