Oscar: El Primer Gato Biónico


El primer gato biónico del mundo se llama Oscar y es de origen inglés. Cuando tenía apenas tres años de edad perdió sus patitas traseras, mientras tomaba el sol en un campo londinense, cuando una máquina segadora le pasó por encima y amputó sus piernas.

Hoy en día, después de un año del accidente, Oscar puede correr y saltar gracias a los avances de la tecnología y a los implantes biónicos que le fueron implantados.

En Octubre del año pasado, los dueños de Oscar, después del accidente lo llevaron donde el cirujano veterinario Noel Fitzpatrick, quien desarrolló estos implantes que son capaces de soportar el peso del gatito. Los implantes combinan la ingeniería mecánica con la biología ya que además de la pieza metálica que une la pierna con el tobillo, le implantaron una sustancia que permite que el hueso y la piel crezcan alrededor de la prótesis. De esta manera el tobillo queda fijado al pie de la misma forma en la que crece la cornamenta de un ciervo.

A pesar de haber sufrido este catastrófico accidente y de haber perdido 2 de sus patitas, Oscar, goza hoy en día de una vida común y corriente. Se encuentra jugando como un gato normal, y teniendo una vida y rutina como la de cualquier otro gato. Oscar, actualmente se encuentra completamente adaptado a estas prótesis milagrosas que cambiaron su vida y la de sus dueños.

Además de haber sido utilizada en gatos como Oscar, esta nueva tecnología se está probando con seres humanos, una mujer que perdió un brazo durante los atentados ocurridos en Londres en Julio de 2005.


Escribe un comentario