Mitos sobre la esterilización y castración felinas

Gato de ojos verdes

Tanto la esterilización como la castración felinas son operaciones quirúrgicas con las cuales se pretende evitar las camadas no deseadas, puesto que son muchos los animales que acaban malviviendo en las calles, y muchos otros los que terminan sacrificados porque no se ha conseguido encontrarles un hogar.

En las últimas décadas, desde que tenemos a estos peludos viviendo con nosotros en los pisos, apartamentos o casas, han ido surgiendo algunos mitos sobre la esterilización y castración. Pero, ¿son verdad? Lo cierto es que, como vamos a ver, no todos.

Pero antes, es importante que sepamos qué es la castración y qué es la esterilización, pues a menudo se confunden.

¿Qué es la castración?

Gata tricolor

Esta es una operación en la que al gato se le extraen las glándulas sexuales. En el caso de las hembras, se pueden extraer los úteros y los ovarios, lo que se conoce como ovariohisterectomía, o tan sólo los ovarios, en cuyo caso hablaríamos de que le han practicado una ovariectomía. Por otra parte, a los machos se les extraen los testículos.

El tiempo de recuperación dependerá de cada animal. Por lo general, las hembras suelen tardar de 3 a 7 días, mientras que los machos a partir del segundo día ya están corriendo como si nada.

¿Y la esterilización?

Cuando llevamos a un gato a esterilizar lo que van a hacerle es, si es hembra, ligarle las trompas de Falopio; y si es macho le cortarán los conductos seminíferos. Así pues, al ser una operación menos invasiva, el tiempo de recuperación es más rápido: de 2 a 5 días, pero debes saber que el animal seguirá teniendo el celo, y que por lo tanto, el comportamiento que pueden tener, tanto machos como hembras, derivados de él no va a desaparecer.

Mitos sobre la esterilización y castración

Gato mirando a la cámara

Ahora que sabemos cuáles son las diferencias principales de una intervención y otra, es momento de conocer cuáles son los mitos que han ido surgiendo sobre estos temas y, lo más importante, si son verdad o no.

1.- Una hembra debe tener una camada una vez en la vida

Hasta ahora, no hay ninguna evidencia médica que sostenga este argumento. Hay que pensar que los gatos NO son humanos, y que ellos no tienen esa necesidad que podemos tener nosotros de ser padres. Ellos se guían por su instinto: y su instinto sólo les ”obligará” a reproducirse con el único fin de perpetuar la especie. Nada más.

Pensar que hay que dejar una gata sea madre al menos una vez para que sea feliz y sepa lo que es, además de para que pueda terminar su desarrollo físico, es un error. Hay muchas gatas y gatos que no han tenido nunca el celo y/o que no han tenido gatitos, y han crecido sin ningún problema.

Eso sí, si se llevan a operar antes de los 5 meses de edad sí que puede ocurrir que se queden pequeños. Esto es algo que le ocurrió a una de las gatas de la colonia felina que llevo cuidando desde hace años. Unos voluntarios se la llevaron a castrar con 4 meses -demasiado pronto 🙁 – y se ha quedado pequeña.

2.- Basta castrar/esterilizar a las hembras para reducir las camadas indeseadas

Es falso. Traer descendencia al mundo, en el caso de los mamíferos, es cosa de dos. Se pueden castrar/esterilizar a las hembras, pero no podemos estar seguros al 100% de que no haya una sola gata que no esté todavía operada, porque siempre hay alguna que cambia de barrio, o que ha sido abandonada a su suerte.

Otro punto que quería comentar y que se suele pensar es que, un gato castrado es ”menos macho”, lo cual no es cierto. Será un gato como cualquier otro, pero no tendrá esa necesidad de ir tras las hembras ni tampoco se meterá en líos.

3.- Después de la operación engordan y cambian de carácter

Bueno, depende. Pero vamos por partes: un gato puede engordar esté o no operado si hace poco ejercicio y/o si se le da más comida de la que necesita. Por otra parte, el carácter sí que se les suele cambiar, pero no a todos. Lo que sí que ocurre es que dejan -en el caso de que hayan sido castrados- de tener el celo y, por lo tanto, las gatas no maúllan de manera insistente por las noches, y los gatos se tranquilizan. Pero por lo demás, las ganas de jugar y de dar cariño no cambian; en algunos casos incluso aumentan.

4.- Se reduce el riesgo de que el gato contraiga enfermedades

Esto es verdad, especialmente si se castran. En las hembras, se evitan infecciones de útero y cáncer de mama, que son dos enfermedades potencialmente mortales en las gatas; y en los machos se reduce el riesgo de prostatitis, cáncer testicular, prostático y anal.

Por qué hay que llevar a castrar o esterilizar al gato

Gato observando

Además de todo lo que hemos comentado, te recomiendo que lleves a operar a tu amigo por la simple razón de que es un acto de responsabilidad para con él. Has de pensar que los gatos pueden empezar a tener descendencia a partir de los 6 meses, y van a entrar en celo cada 6 meses. Cada vez, pueden tener de 3 a 12 crías. ¿Sabes cuántas de ellas van a tener un hogar? ¿Todas?

Como mucho una, o dos. Es verdad, a muchos nos encantan los gatitos, pero no a todos les gustan los gatos adultos. Y esos gatitos una vez que crezcan las posibilidades de que terminen viviendo en refugios de animales o en las calles son muchas.

Además, te diré algo: si dejas que tu peludo salga al exterior, tu gata siempre va a permanecer en la misma calle, y tu gato quizás se aleje dos calles como máximo. Si no están operados, se irían bastante más lejos; lo cual significa que se encontraría con más gatos con los que podría acabar peleándose. Así, mientras que un peludo castrado lo tienes siempre cerca de ti, uno que está entero un día se puede alejar tanto que podría no volver.

Ojo, no estoy diciendo que un gato que está operado pueda dejar de acudir a tu llamada, pero lo cierto es que el riesgo de que eso pase, según mi experiencia, es muy bajo. Los gatos enteros cada 6 meses van a irse en busca de pareja, y por el camino les puede pasar cualquier cosa.

Gato tumbado

Así pues, espero haberte resuelto algunas dudas sobre este tema. Si tienes más, déjanos tu comentario 🙂 .


Categorías

Curiosidades

Monica Sanchez

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos... Ver perfil ›

3 comentarios

  1.   Mercè dijo

    ¿Castración o esterilización? Cuento mi experiencia con mis gatos:

    Primero quiero recalcar algo importante que he visto en otro post, donde se recomienda castrar a los gatos a la edad de entre 6 a 8 meses. Yo llevé al veterinario a 3 machos de poco más de 7 meses y ya habían embarazado a sus 3 hermanas, así que mejor prevenir que tener que “colocar” 16 preciosos (todo hay que decirlo) y lindos gatitos.

    Por cierto que a estos 3 los esterilizaron, no castraron, es decir les hicieron el pequeño corte en sus testículos. Tuvieron una rápida recuperación, quizás demasiado rápida porque los dejamos por la mañana en la consulta y sobre las 17 h los fuimos a recoger. Nos dijeron que estarían dormidos/atontados hasta la noche, que no salieran de sus transportines porque se podían hacer daño al estar anestesiados todavía, etc.

    Fue llegar a casa y se desesperaban por salir del transportín. Andaban con algo de torpeza al principio, pero al rato ya se paseaban, comían, bebían, etc.

    Dos tenían los cortecitos bien cosidos pero el tercero le quedó un corte un poco abierto, pero bueno se lo fuimos vigilando que no se infectara, en unos días se le cerró y todos bien.

    Comportamiento de los 3 machos después de esterilizarlos:

    Dos de los machos están perfectos, yo diría que igual que antes, desde luego no maullan, no marcan, bueno tampoco lo hacían antes, y casi no le hacen caso a las hembras. Estupendo.

    El otro, el tercero se ha puesto gordo como un panda, haciendo y comiendo exactamente igual que los otros porque están juntos. Aunque ha ido bien la esterilización porque ya no marca la casa lo que era un fastidio la verdad, te encontrabas con su marca de orina, o lo que sea que echen, por varios sitios, y es igual lo que hiciéramos, o echáramos en los lugares (4 o 5) que había escogido. Sólo podíamos lavarlos, que por cierto compré un espray especial, algo carillo, que eliminaba los olores, pero no las manchas, probé varios productos y al final encontré la solución en el jabón más cercano, la pastilla de jabón de manos tipo “Lux”, es como lejía pero sin desteñir y además perfuma.

    Y ya advierto, es del todo inútil regañarlo, castigarlo o cualquier otro método que se suela utilizar, no se enteran de nada o de la “faena” que han hecho. Una vez el lindo gatito “marcó” los libros del cole de mi hija, evidentemente me enfadé con él y lo encerré en la galería, lo veía a través de la puerta de cristal, observaba su tristeza y a la vez desesperación por salir de alli (es una galería que da a la calle así que no era para tanto) verlo así de asustado/desconcertado fue peor que limpiar los libros, que fue el rato que estuvo ahí, así que si os pasa, mejor esterilizar y un poco de paciencia hasta que no lo hagáis.

    Lo del tamaño es curioso que sea por la esterilización, en la camada que tengo, o sea hermanos, de uno a otro se llevan el doble, una se quedó pequeñita, la blanca y negra de la que hablo en otros posts, es la más graciosa de todas o por lo menos la más… de todo, curiosa, lista, juguetona, cariñosa, madraza aunque no ha tenido bebés, ha sido espectacular como se ha cuidado de los 16 bebés de las otras 3 mamás, los lavaba, los llevaba de aquí para allá si consideraba que no estaban bien atendidos, eso sin contar como ha tratado a las madres durante el parto, las consolaba en su regazo, lamiéndolas la carita, y después del parto las ha dejado a ellas (cansadas a más no poder),limpias por sus “partes” y actualmente está haciendo de niñera, jugando con los gatitos, bueno es tan atenta que yo diría que no duerme nunca, siempre está ahí mirándome sea la hora que sea.

    También 2 gatitos de los 16 se están quedando “enanos”, a mí particularmente me parecen más graciosos así, parecen bebitos y a la larga, comerán menos, ensuciarán menos tierra, etc. que se queden pequeños lo veo más una ventaja que una desventaja.

    Y es verdad que cuando están en celo marchan y les puede pasar mil cosas y todas malas.

  2.   Manuel dijo

    Tengo dos gatos de 5 mises. une hembra y uno macho… acabo de castrar al macho.. todo bien.. salvo que su hermana.. ya no quiere acercarsele e incluso ella esta un poco agressive con el.. antes de la castracion eran grandes “amigos”. debo decir que el dia de la castracion mi gato paso todo el dia en la clinicat… Que puedo hacer para que vuelvan a ser amigos?

    1.    Monica Sanchez dijo

      Hola Manuel.
      Es normal que durante los primeros días (incluso durante las dos primeras semanas) tras la castración los gatos que eran amigos antes se comporten de una manera extraña, ya que el olor que desprende el gato castrado es diferente al que tenía antes.
      Para ayudar a que se vuelvan a hacer amigos, puedes utilizar Feliway en difusor -colocándolo en la habitación donde está el recién operado-. De esta manera, su hermana se sentirá mucho más tranquila.
      Ánimo.

Escribe un comentario