Mi gato tiene una hernia umbilical, ¿por qué?

Gato enfermo

Sí, amigos/as, sí. Los gatos también tienen ombligo, aunque no es nada fácil distinguirlo, sobretodo si es de una raza con pelo. Es a través de esta parte del cuerpo por donde el cuerpo de la futura mamá gata puede alimentar a los pequeños que están creciendo en su interior. Cuando pare, la gata corta el cordón umbilical, y al hacerlo todos los vasos sanguíneos que, hasta hace poco, mantenían vivos a los gatitos en el útero de la madre, se rompen, y la abertura por donde pasaban se cierra rápidamente para impedir la entrada de virus, bacterias y hongos que podrían poner en peligro la salud de los peluditos.

Si todo va según lo esperado, esta abertura se cerrará bien y rápido; en caso contrario los pequeños acabarán con una hernia. Si ese ha sido el caso de tu amigo, en esta ocasión te explicaré por qué mi gato tiene una hernia umbilical, y qué debes hacer para tratarlo.

¿Qué son las hernias umbilicales?

Estas hernias se presentan en el momento de nacer. Cuando la apertura umbilical no termina de cerrarse del todo, o tarda mucho en hacerlo, se comunica con la cavidad abdominal a través de la pared de la misma. Así, se puede herniar grasa, amento o trozos de intestino.

¿Cómo sé que mi gato tiene una hernia umbilical?

La única manera de saberlo es buscándolas. Verás que, un poco más arriba de su zona genital, tendrá una especie de ”bultito”, que puede ser más o menos grande dependiendo de la dificultad que haya tenido la apertura umbilical en cerrarse.

¿Es grave?

Si son pequeñitas en la mayoría de los casos no son graves, pero si son grandes existe el riesgo de que termine afectando seriamente a algún órgano, poniendo en peligro la vida del gato. Así pues, lo más recomendable es llevarlo al veterinario para que lo examine.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento es quirúrgico. El profesional veterinario reintroducirá el contenido herniado en la cavidad abdominal y cerrará la apertura umbilical para evitar que dicho contenido vuelva a salir.

Gato abisinio

Las hernias umbilicales han de examinarse; de lo contrario podríamos poner en peligro la vida de nuestro amigo.


Categorías

Curiosidades

Monica Sanchez

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos... Ver perfil ›

Un comentario

  1.   Mercè dijo

    Tuve ese problema con un gatito recién nacido, se le veía como un bultito pequeñito en la zona del ombligo, del tamaño de un guisante baby partido por la mitad. Al día siguiente creció un poco más y lo llevé al veterinario preocupada. El diagnóstico fue que era como grasita que había salido de su abdomen al no cerrarse bien el conducto del cordón umbilical.

    El veterinario dijo que no tenía mucha importancia, que a veces pasaba y se curaban solos. Le recetó un antibiótico por si acaso y ya está.

    En pocos días desapareció y quedó todo perfecto, como si no hubiera habido nada allí nunca. Pero antes tuve algún contratiempo. Sus hermanos bebés, se pensaban que era otra “tetilla” y le succionaban el ombligo!!! claro, por eso le creció tanto de un día para el otro. Estuve vigilando que no lo volvieran hacer. Le mantenía la zona limpia y desinfectada (sirve alcohol o agua oxigenada rebajados con agua para que no les pique) y presionaba ligeramente hacia dentro el bultito para que la “masa” permaneciera en el interior mientras se iba cerrando/disminuyendo ese agujero interno.

    Por cierto, hablando de antibióticos, una vez le recetaron a mi gata un antibiótico en forma de pastilla. Fue casi imposible que se la tomara, por supuesto entera no, y desmenuzada con comida, agua/jeringuilla sin aguja, ni de ninguna manera, y cuando lograba que ingiriera un poco, le daba tanta repugnancia que su boca era toda espuma salivosa, un horror para el gato y para mí por el suplicio que pasé.

    Cuando tengáis que utilizar antibiótico, porque se le ha infectado (o sea tiene pus y la zona está roja e hinchada) una herida, o le ha salido algún grano en el labio (tengo uno que a veces le pasa, es de algún pienso, creo que sé cual y ya no lo compro, me costó saberlo porque se los suelo mezclar para que no se aburran) utilizad “Amoxicilina con ácido clavulánico” la marca “Augmentine en polvo” para bebés va genial, huele a fresa y no tienen ningún reparo en comérselo junto con comida húmeda de lata. Le esparces un poquito de ese polvo en plan como si fuera sal (muy poco) e irás viendo los resultados.

    Mis consejos están basados en mi propia experiencia con los animales, no soy veterinaria, hay que actuar con cautela al tratar con medicamentos y sus dosis que han de ser muy reducidas. Y como ejemplo están los peligrosos calmantes tipo Paracetamol/Gelocatíl, Aspirina y todo lo que se le parezca que son puro veneno para los gatos, se mueren si los ingieren y no se tratan a tiempo.

Escribe un comentario