Los sentidos de tu gato (II)

Los bigotes o las vibrisas son pelos largos rígidos que son muy sensibles a la información táctil del gato. Se encuentran en los labios superiores, en los arcos de las cejas, en las mejillas y en algunas razas podrás encontrarlos en las patas delanteras.

Suelen usarlos para la caza y para orientarse durante la noche, son especies de antenas que les dejan saber cuando hay un peligro cerca sean objetos móviles o inmóviles, además tienen la capacidad de detectar los cambios de calor y las turbulencias del entorno.

Su longitud es la adecuada para que no tengan que tropezar con los obstáculos. Sus bigotes son muy sensibles a las vibraciones y al viento, es un excelente barómetro que les permiten saber antes que nosotros la presencia de una tormenta.

Los gatos cuentan con una importante visión, gracias a la estructura de su retina. Tienen una membrana sensorial que se encuentra en el fondo del ojo donde posee 200 millones de bastoncillos (células sensibles a la luz), los humanos tienen 120 millones de estas células.

Sus ojos son de gran utilidad. En contrapartida su retina capta menos luz y su contraste es más pequeño. El gato no puede distinguir más que una paleta limitada de colores, entre ellos se encuentra el verde, azul, rojo, no pudiendo diferenciar los distintos matices.


Categorías

Curiosidades

Maria

Trabajo como editora de contenidos desde hace un largo tiempo, disfruto escribiendo acerca de diferentes temáticas y siento una gran curiosidad... Ver perfil ›

Escribe un comentario