Los gatos y la velocidad

Los gatos y la velocidad

Aunque parezca extraño la caída de un gato desde un primer piso puede tener peores consecuencias de que si la caída se produce desde un segundo o tercer piso. Esto tiene una explicación: cuando el gato se da cuenta de la aceleración que se está produciendo por su causa cambia la postura, tomando una posición encogida con las patas estiradas, que le permite al momento de llegar al suelo amortizar la causa y evitar los grandes efectos del impacto.

En el caso de que la caída sea del primer hizo el gato no tendrá el tiempo suficiente para darse cuenta de la velocidad y así no llegará a ponerse en la posición que te dijimos.

Los daños que se presentan por la caída aumentan con la altura hasta cierto punto, a partir de una altura mayor empiezan a disminuir los daños, que ya no volverán a aumentar al seguir aumentando la altura. Esto también tiene una explicación:

El gato comienza a adoptar una postura defensiva solo cuando se da cuenta de la velocidad, cuando llega a la velocidad límite deja de haber aceleración y el gato comienza a relajar la postura que por ser menos encogida ofrece más superficie de contacto con el aire. Este aumento de superficie trae consigo una nueva resistencia al frenado la caída, así se llega a una velocidad límite más pequeña.


Categorías

Curiosidades

Maria

Trabajo como editora de contenidos desde hace un largo tiempo, disfruto escribiendo acerca de diferentes temáticas y siento una gran curiosidad... Ver perfil ›

Escribe un comentario