Los gatos y la naturaleza

gatos cazadores

Una investigación ha demostrado que los gatos son la principal amenaza para la vida silvestre. Los felinos pueden llegar a ocasionar más muertes de animales que los coches o los envenenamientos.

Al parecer el juego del gato y el ratón es mucho más salvaje y menos divertido del que muestran en los dibujos animados. Una investigación publicada por Nature Communications muestra el devastador impacto que los felinos causan en el resto de la vida animal en Estados Unidos.

La investigación demuestra que los gatos son responsables de la muerte de casi 3700 millones aves y 20 mil millones de mamíferos cada año en ese país.

Al parecer el instinto depredador es muy grande. La llegada de los felinos a determinadas zonas ha causado la extinción de 33 especies. Lo que llama la atención es el elevado número de presas que son capaces de cazar. Actualmente se le está pidiendo a los dueños un mayor control sobre sus mascotas.

Se estima que en Estados Unidos existen 84 millones de gatos domésticos. Lo que nadie llega a entender es como estos gatos pueden cuadruplicar las muertes de ave. Estadísticamente año a año matan el 15 por ciento del total de las aves.

Se cree que cada cato mata entre 4 y 18 gatos por año y de 8 a 21 pequeños mamíferos.

Más Información – El instinto de cazar


Categorías

Curiosidades

Maria

Trabajo como editora de contenidos desde hace un largo tiempo, disfruto escribiendo acerca de diferentes temáticas y siento una gran curiosidad... Ver perfil ›

Un comentario

  1.   MARIONA dijo

    Hola me llamo como tú, me ha gustado el escrito sobre la caza de los gatitos. Yo tengo una, castrada, casera, no sale más que a la terraza, si que se mira mucho a los pájaros que pasan, su instinto siempre será vigilante, y de momento en casa hay un pajarito así que le he enseñado a no molestarle, caza alguna vez lagartos, eso si, siempre tendrán el instinto felino preparado para slatar sobre su presa, y más si los dejan sueltos en campos, él desarrollara lo que lleva en sus genes.
    Es una pena que no se los controle más.

Escribe un comentario