Los gatos de terapia

Gato

Cada vez es más frecuente oír que en las residencias y centros de protección han incluido una terapia distinta para ayudar a las personas que allí viven. Empezó a hacerse hacia finales del siglo pasado, cuando descubrieron que las personas que vivían solas con su gato podían evitar más fácilmente la depresión, al mantenerse más activas.

Todos los gatos pueden ser gatos de terapia, pero… ¿quieres saber qué cualidades necesita para poder visitar a los ancianos y/o a personas discapacitadas?

La vida en las residencias puede llegar a ser muy monótona. Pero cuando sabes que un gato va a venir a visitarte, la cosa cambia, ya que podrás darle todo el cariño que llevas dentro a un ser que lo agradecerá. Pero para que ese gato pueda acudir tiene que cumplir con estos requisitos:

  • El primero y más importante es sin duda que tiene que ser tranquilo y sociable, que le guste estar rodeado de personas.
  • Tiene que aceptar las caricias, no sólo las de su cuidador, sino también las que les puedan hacer los demás.
  • Tiene que ser cariñoso, ya que las personas que viven en centros así tienen mucha necesidad de sentirse queridos.
  • No tiene que reaccionar mal (ni agresivamente ni de manera brusca) ante sucesos inesperados.

Gato

Cualquier gato de cualquier raza puede ser gato de terapia. De hecho, es muy frecuente que sean los gatos mestizos los que se utilicen para este fin.

Si crees que tu gato cumple con estos requisitos, pregunta en la residencia más cercana si puedes acudir con tu gato. ¡Seguro que a más de uno le sacas una sonrisa! Los gatos como terapia ayudan a multitud de personas en todo el mundo, y es de esperar que cada vez sean más las residencias y centros similares que incluyan a los gatos para mejorar la vida de las personas que viven allí.


Categorías

Curiosidades

Monica Sanchez

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos... Ver perfil ›

Escribe un comentario