Los diferentes tipos de arena

Sílice

Los gatos son animales muy limpios, de hecho, lo son tanto que aprenden enseguida dónde tienen que hacer sus necesidades diarias, sin apenas decirles nada. Son una monada cuando son cachorritos y empiezan a escarbar en la arena a fin de tapar sus deposiciones, ¿verdad? Este comportamiento con el tiempo irá madurando, y lo que antes parecía un juego, pasará a ser algo más importante. Estos pequeños peludos forman parte de la gran familia de los felinos. Estos animales en estado salvaje tienen que tapar cualquier olor a fin de evitar la presencia de depredadores. Es un instinto de supervivencia que los gatos domésticos aún poseen.

En realidad no podemos hablar de arenas mejores o peores, ya que a un gato puede gustarle la arena de sílice, y a otro sin embargo le desagrade y opte por hacer sus necesidades en otro rincón del hogar. Así pues, te explicaré los diferentes tipos de arena que hay, y así podrás empezar a adquirir la que más te guste.

Arena de sílice

Este tipo de arena es la más cara de todas, pero si bien el precio es alto, tienen una gran ventaja frente a las demás, y es que no tienen polvo y absorben mejor la humedad. Es, sin duda, el tipo de arena más recomendado especialmente si el cuidador del gato tiene alergia al polvo, o para aquellos que tengan muchos gatos viviendo en el mismo hogar y deseen ahorrar un poco en este material.

Arena aglomerante

Este tipo de arena es el más común, y más fácil de encontrar. Es muy económica. Recuerda mucho a la gravilla, y, según la calidad puede estar limpia (es decir, que no llevará polvo acumulado) o no. Aunque el precio es un atractivo, hay que tener en cuenta que si optamos por esta arena tendremos que limpiar la bandeja más a menudo.

Arena

Tanto si compras un tipo como otro, debes retirar las deposiciones a diario y hacer una limpieza intensiva cada mes o cada semana, dependiendo de si escoges la arena de sílice o la aglomerante.


Escribe un comentario