Limarse las uñas

 

 

Cuando tenemos un gato, uno de los problemas con el que nos podemos encontrar que hace que muchos pierdan los nervios y empiecen a gritar, es cuando éstos se liman las uñas, porque lo hacen en cualquier parte: paredes, sofás, sillas, cortinas, etc.

Y destrozar el mobiliario, si te ha costado comprarlo, no es algo que guste a nadie, más que nada porque te tienen que durar varios años para amortizar el gasto. 

En las tiendas podemos encontrar algunos accesorios para este problema que se ponen en las paredes para que los gatos puedan limarse ahí (lo que quiere decir que debemos enseñarles dónde pueden limarse las uñas). 

Pero nosotros mismos podemos hacer un casero, sólo necesitamos un listón de madera (del ancho y largo que queramos), un poco de goma espuma (pero no de la que se deshace y algo para cubrir, preferiblemente tela fuerte para que no la rompa en la primera vez que lo use. 

Esto lo pegamos a la pared (porque si sólo lo colgamos corremos el riesgo de que baile y acabe nuestro gato arañando la pared o temiendo nuestro accesorio (porque le ha dado un golpe).


Escribe un comentario