Las pulgas y los gatos


Como todos lo sabemos, ningún tipo de mascota se encuentra exenta del contagio de estos parásitos externos llamados pulgas. Aunque son bastante frecuentes, pocas persona las consideran un problema serio,  sin embargo son más peligrosas de lo que pensamos.

Las pulgas son un problema bastante serio, ya que aunque tratemos de erradicarlas, estas se reproducen tan rápidamente que hacen la tarea de exterminio bastante complicada y difícil. Es por este motivo, que el día de hoy te vamos a dar algunas indicaciones para que tu animalito, no sea atacada por este tipo de parásitos y tu puedas estar tranquilo por la salud de tu mascota.

Primero que todo es importante destacar que, las pulgas pueden poner hasta 50 huevos en el día, por lo que si haces los cálculos, al mes, 10 hembras llegarían a incubar hasta 15 mil huevos. Estos, se esparcen por todo el ambiente, infestando desde sillones, alfombras, camas y hasta ranuras en las puertas y armarios.  Los animales, sufren mucho al infestarse con estos parásitos externos, ya que además de ocasionarles molestias, pueden trasmitirles enfermedades peligrosas, incluso, si la infesta es muy grave, nuestro gato puede empezar a sufrir de anemia por la pérdida de sangre y hasta puede terminar muriendo por estos animales.

Otro problema que pueden traer las pulgas, es la “alergia”. Se trata de una reacción alérgica a alguno de los componentes de la saliva de estos parásitos. Generalmente este tipo de alergias se presentan en la base de la cola, en la parte posterior de los muslos y en la zona baja de su abdomen. Muchos gatos, pueden terminar perdiendo pelo en la zona afectada debido al constante mordisqueo para eliminar la rasquiña. Además de esto, la piel herida puede terminar generando una infección.


Escribe un comentario