Las manos no son juguetes para los gatos

manos

El gato durante el primer mes y dos meses de edad, pasa por una fase de aprendizaje muy importante para su vida adulta ya que es cuando aprende a controlarse y a medir su fuerza. Mayormente todo este aprendizaje lo realiza con la madre que, a modo de juego les enseña.

Puede suceder que el gatito no esté hasta los dos meses y medio con la madre y lo tengamos antes en casa, entonces seremos nosotros quienes tengamos que enseñarle. Es muy frecuente que comencemos a jugar con el gato y empleemos las manos, lo cual le estamos enseñando mal y nos traerá consecuencias en la vida adulta.


Si jugamos con las manos, el gato pensará primero, que son una presa, porque nunca hay que olvidar que el gato es un cazador nato y los instintos son naturales, y también debido a su corta edad, todo lo que le demos lo morderá y arañará. Y claro, mientras son pequeños nos puede hacer gracia porque no hace daño ni arañando ni mordiendo, el problema viene cuando es un gato adulto y sigue con el mismo juego que nosotros le hemos enseñado.

Jamás debemos jugar con las manos ni hacerlo rabiar, por mucha gracia que nos haga cuando son pequeños, ni tampoco hay que provocarlos con los pies. Ellos nunca pueden llegar a pensar que pueden hacer daño, piensan que son otros gatos, y a éstos, al contrario que a los humanos, la piel les protege.

El sistema para enseñarlos es el siguiente: Cuando te muerda debes dejar esa mano muy quieta. Piensa que los gatos tienen los reflejos de caza y para tu gata eres una presa, si nota que la presa se mueve, por instinto apretará más. Le gritas fuerte “NO” y al tiempo con la otra mano le das un golpecito suave en el hocico.

Y es que cuando son pequeños, la mamá les da golpes en la nariz cuando hacen algo indebido, tu gato entenderá ese golpecito como que algo no está bien y aunque veas que se queda sorprendido, puede que no te suelte de primeras. Vuelves a realizar el proceso y, con dos o tres veces aprenderá que no puede hacerlo.


Categorías

Cría de gatos

Rosa Sanchez

Puedo decir que el gato puede ser el mejor amigo del hombre. Rodeada siempre de ellos me impresionan y me maravillan por la gran capacidad que tienen... Ver perfil ›

Escribe un comentario