La vida del gato callejero

Gato sobre tejado

El número de gatos que viven en la calle es una cifra que, lamentablemente, va en aumento y más rápido de lo que en un principio se podría pensar. Son diversos los motivos por los cuales estos animales acaban en la calle. Se suele pensar que un gato que viva en estado salvaje sabrá apañárselas solo, pero eso no es del todo cierto.

Al separar a un gatito de su madre y llevarlo a un hogar hace que el instinto depredador disminuya. Algo que hace que, por ejemplo, si sale al exterior no se coma a su presa, pues ese es un comportamiento que tiene que aprender de su progenitora.

Toda la vida de nuestro gato, todos sus juegos y travesuras, tienen un único objetivo: perfeccionar sus tácticas de caza. Pero si a ese mismo gato le obligas a vivir en la calle, lo pasará muy mal, ya que sí que sabe cazar, pero no sabe qué tiene que hacer con su presa.

La vida del gato en estado salvaje será diferente si sus padres han nacido y se han criado sin una familia humana. Entonces sí que aflorará su instinto felino, ese que tiene arraigado en sus genes. Pero aún así, realmente son muy pocos los que se crían solos, es decir, sin ningún tipo de relación con los humanos.

Gato

Un gato callejero, por lo general, es un animal que pasa hambre. Y hace todo lo que sea posible para conseguir algo de comida, ya sea buscando en la basura o comiéndose los restos que encuentra por el suelo. A veces tiene la suerte de encontrar a alguien que se encarga de darle de comer, e incluso llevarlo al veterinario cada vez que lo necesita.

Pero son muchos y es por ello que es tan importante castrar a todos los gatos que sea posible, a fin de evitar que más peludos acaben viviendo en los márgenes de nuestra sociedad.


Categorías

Curiosidades

Monica Sanchez

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos... Ver perfil ›

Escribe un comentario