La verdad sobre los Gatos y la Leche

Si hablamos de alimentación, así como asociamos al perro con un sabroso hueso, de la misma forma pensamos en la leche como el manjar predilecto para los gatos, pero si bien estos la beberán muy gustos en la mayoría de los casos, no pasará lo mismo con su sistema digestivo.

Así es; la leche de vaca no es el alimento recomendado para tu gato, ni siquiera en pequeñas cantidades y mucho menos de forma cotidiana. Pero entonces, porqué se le suele dar leche a los gatos, y ellos disfrutarla tanto?

Esto se puede deber a los grandes valores nutricionales que tiene la leche, y su importancia para el desarrollo adecuado de cualquier animal, pero solo cuando la leche es la propia de la especie, y la que le sueles brindar a tu gato es la leche común de vaca, la cual, además de carecer de niveles suficientes de lípidos y proteínas, se compone en exceso de lactosa, que es muy difícil de digerir para el gato, especialmente luego del mes de vida que es cuando comienza la transición entre la alimentación liquida y la sólida, y durante la cual disminuyen de forma gradual las enzimas digestivas que procesan la lactosa, por lo que cada vez le será más complicado poder digerir estos azucares naturales de la leche vacuna.

Es así que, de consumir un gato adulto mucha leche, la lactosa que no se digirió en su organismo puede comenzar a fermentar en el intestino grueso, más precisamente en el colon, provocándole alteraciones digestivas y hasta alergias hacia determinados alimentos. Y aunque parezca mentira, un gato que consuma leche de vaca verá afectado seriamente su crecimiento natural.

Te recomendamos que en lo posible borres la leche de la dieta de tu gato, pero si aun así insistes en proporcionársela, hazlo en la mínima cantidad posible. Ten en cuenta que los gatos toleran mejor los derivados lácteos como el yogur o distintos tipos de quesos que la misma leche. Además, en tiendas especializadas en mascotas podrás encontrar leche especial para gatos, con la cual no correrás riesgos de alterar la alimentación de tu minino.


Escribe un comentario