La temida leucemia felina

Gato enfermo

El tema protagonista de hoy es una enfermedad muy temida por todos los que tenemos gatos y/o trabajamos en Protectoras: la leucemia felina. Esta enfermedad lamentablemente aún no tiene cura, pero sí tiene fácil prevención. Si vas a aumentar la familia con uno u otro gato, es muy importante que le hagas el test para verificar que está sano, especialmente si ya hay más animales en casa.

Te contamos todo sobre esta terrible enfermedad a continuación.

La leucemia felina es más frecuente en gatitos y/o gatos que viven en la calle, pero todos pueden ser víctimas de ella. Se contagia principalmente a través del contacto con saliva infectada, es decir, por mordeduras por ejemplo. También pueden ser fuente de infección los comederos y bebederos compartidos y que no se laven. Por ello es muy aconsejable e importante que, si tenemos a un gato con leucemia, lo mantengamos aislado del resto para evitar que la enfermedad se contagie a los demás, y mantener limpios todos los comederos y bebederos. Los síntomas más frecuentes son: anemia, problemas intestinales y/o hepáticos, abortos, alta mortandad neonatal.

Como decíamos, la prevención es sencilla. A la hora de adquirir un nuevo gato, se le deberá de hacer el test de leucemia, y en el caso de que esté sano, se procederá a vacunarlo. Esta vacuna le protegerá casi en un 100%. Ninguna vacuna es eficaz al 100%, pero es mejor que esté protegido en un 98% que en un 0%.

Gato

El virus dura muy poco tiempo vivo en el ambiente. Pero el contacto con saliva y/o sangre infectada (en peleas de gatos por ejemplo), puede hacer que un gato sano que no esté vacunado se infecte también.

Si tienes un gato que tiene acceso al exterior las vacunas de la Peritonitis Infecciosa Felina y la de la Leucemia Felina son muy importantes, pues pueden llegar a ser vitales llegado el caso. Aunque no tenga aparentemente nada que ver, también es muy recomendable que lo lleves a castrar/esterilizar. ¿Qué tiene que ver eso con la leucemia te preguntaras? Básicamente que el riesgo de que se vea involucrado en una pelea de gatos es muy bajo. Esto significa que evitará las peleas de gatos, es decir, evitará que pueda contagiarse por sangre (debido a arañazos) infectada.

Ante cualquier cambio en tu gato, no lo dudes: acude al veterinario cuanto antes.


Categorías

Enfermedades

Monica Sanchez

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos... Ver perfil ›

Escribe un comentario