La responsabilidad de tener un gato

Gato

El abandono de animales, tanto perros, gatos como de otras especies, es consecuencia de varios motivos: camadas indeseadas o, uno también muy frecuente, el no querer asumir la responsabilidad de cuidar de ellos Para algunas personas cuidar significa mantener sólo las necesidades de comer y beber cubiertas, y se olvidan de todo lo demás: quererlo, pasar tiempo con él, jugar con él, enseñarle lo que debe de hacer, y tantas otras cosas que hacemos con nuestros peludos.

Cuando sólo se cubren una parte de las necesidades del animal, es cuando surgen los problemas de comportamiento. Y al no querer asumir esa responsabilidad, el pobre gato acaba en, con suerte, una protectora en donde le intentarán buscar un hogar.

En efecto, he dicho intentar en vez de encontrar porque hay que pensar que de cada año los refugios se llenan más y más de perros y gatos. Y, lamentablemente, no todos logran poder mudarse a su casa definitiva.

Éste es un motivo de más por el cual es tan necesario que, antes de decidir tener un gato, se reúna toda la familia y se ponga de acuerdo en todo lo que va a ser cuidar del felino. Es decir, que se deberán abordar cuestiones como:

  • ¿Nos podremos hacer cargo de él durante toda su vida?
  • ¿Podrá subirse al sofá?
  • ¿Quién se encargará de limpiar la bandeja? ¿Y de llevarlo al veterinario?
  • ¿Cuánto dinero al mes se destinará para la hucha de emergencias, esto es, el dinero que se tiene que ir ahorrando por si en un momento dado hubiera que llevar al veterinario urgentemente?
  • ¿Cómo se le educará?

El gato tiene que llegar a su nuevo hogar cuando todos los miembros que vivan en él estén conformes y sepan cuál será cometido para con el peludo.

Gato negro

Sólo así se podrían evitar en gran medida los abandonos, y el malestar emocional que les causa a los gatos, especialmente a aquellos que han estado conviviendo con una familia.


Escribe un comentario