La Otitis en los Gatos


Existen algunas enfermedades, que no solo la padecemos nosotros los seres humanos, como por ejemplo la Otitis, que además de afectar nuestros oídos, también puede afectar los oídos, tanto de nuestros gatos como de los perros. Si empiezas a observar que tu gatito, mueve incansablemente la cabeza, la sacude constantemente, la ladea o se tratar de frotar las orejas con cualquier cosa, es bastante probable que se encuentre sufriendo una otitis externa, es decir, una dolencia muy común en los gatos pequeños, pero que también puede darse en los gatos adultos bajo ciertas circunstancias.

La otitis externa es la inflamación del conducto auditivo, exactamente entre el pabellón auricular y el tímpano. Aunque como ya lo hemos mencionado es una enfermedad propia de los gatos pequeños, los adultos también pueden enfermarse de sus oídos, cuando tienen las defensas bajas, o simplemente cuando permanecen mucho tiempo en el exterior, lo que aumenta las posibilidades que ingrese algún cuerpo extraño a su oído, como por ejemplo semillas, que inflamen el conducto auditivo.

Además de empezar a frotarse las orejas y mover la cabeza frecuentemente hacia el oído que se encuentra afectado y que les duele, la otitis externa se caracteriza por otros síntomas como: rascarse las orejas fuertemente debido al dolor que causa la inflamación de los oídos, y la supuración de un liquido color marrón o negro de sus orejas.

De igual manera, si al examinar los oídos de tu gato, empiezas a notar que se encuentra infectado o hinchado y rojo, es importante que lo lleves cuando antes donde un veterinario para que revise a tu mascota, ya que de no ser tratada correctamente la otitis podría llegar a causar una ligera pérdida de audición.


Escribe un comentario