La fiestas navideñas… y los gatos

Gatito

Estamos a las puertas de una de las fiestas más entrañables del año: la Navidad. El ambiente festivo se respira en el ambiente y se puede empezar a ver en el alumbrado urbano. Es una de las mejores épocas para la familia, ya que es cuando todos los miembros se reúnen tras mucho tiempo sin verse. Para nuestro gato también debe ser así, pero lo cierto es que, al tener un oído mucho más desarrollado que el nuestro, el sonido de los fuegos artificiales, el de los petardos que tiran los niños, la repentina aparición de varios familiares,… entre otras situaciones, puede hacer que se sienta inseguro y/o estresado.

Nuestro querido amigo necesitará de nuestra ayuda para que todos podamos disfrutar de las fiestas navideñas.

Gato que no se ha socializado desde cachorro, o gato que no acepta muy bien la presencia de otras personas

Para ir acostumbrándolo, te recomiendo que hagas de una habitación, la habitación del gato. En ella él se tiene que sentir a gusto, y no debe ser molestado. Tiene que tener fácil acceso, pero que esté lo más alejada posible de donde vaya a celebrarse el evento. Es muy aconsejable que, además de su camita, le pongas una pieza de ropa que lleve tu olor (una camiseta o una bufanda), así se sentirá aún más tranquilo y seguro.

A esa zona acudirá en cuanto su nivel de estrés empieza a subir. También se puede pedir consejo veterinario, pero probablemente nos recete alguna pastilla que lo relaje. Pero por su puesto hay alternativas, como la naturopatía veterinaria (flores de Bach, homeopatía, o incluso la musicoterapia) que no le producirán ningún efecto secundario más allá del esperado.

Gato que adora estar con personas

En este caso lo único que deberemos hacer es procurar no caer en las redes felinas de esa mirada que nos pide que le demos una deliciosa langosta. Je, je, es broma. Se le puede dar langostas sin problema, sólo hay que evitar darle en exceso pues podría sufrir lo que conocemos todos como un empacho.

GatitoSiempre que haya sonidos fuertes (fuegos artificiales, por ejemplo), hay que mantener la calma en todo momento. Si nuestro amigo nos ve tranquilos, él se ”contagiará” de nuestra emoción. No tenemos que darle cariño cuando siente miedo, pues de ese modo lo único que conseguiremos es agravar el problema. Siempre que sea posible, tenemos que anticiparnos al sonido y no dejar solo en ningún momento al felino. Jugaremos con él, y le daremos alguna comida que le encante.

Y así verás como todos podréis disfrutar de las fiestas navideñas sin problemas. ¡¡Feliz navidad!!


Escribe un comentario